A la par del cambio de estación, las vidrieras del microcentro comenzaron a exhibir la nueva temporada con aumentos que rondan el 20%. Tímidamente arrancó la venta de prendas luego de un invierno “complicado”.

 

Junto con el cambio de temporada las vidrieras del microcentro se vistieron de primavera con una  nueva colección que ya movilizó a los primeros compradores.
Con los días soleados se empezó a notar un mayor movimiento de transeúntes en la peatonal Junín, en tanto que algunos comerciantes del rubro indumentaria comentaron a El Litoral que arrancó tímidamente la comercialización de la nueva colección primavera-verano. Mientras que todavía quedan algunas prendas de invierno en liquidación.
En un breve sondeo, algunos comerciantes destacaron que este año la oferta de productos fue un tanto atípica, ya que la colección 2016/2017 llegó con menos variedad de prendas que otros años.
Al respecto, Ariel Martínez, dueño de un negocio, explicó: “La realidad económica repercutió mucho en el mercado. La producción de indumentaria en general marcha a un ritmo mucho más lento que otros años para evitar producir más de lo necesario”. En otras palabras, estiman que la nueva temporada llegó con menos variedad de prendas debido a la retracción en las ventas. 
Sobre todo porque las empresas se manejan con estudios de mercados que previamente van delineando el volumen de inversión. 
Asimismo desde una franquicia de alta costura, Jimena señaló que “esperamos que la próxima semana nos llegue más indumentaria”. 
Este panorama también se registró durante el invierno saliente con “faltantes de algunas telas y con una acotada diversidad de abrigos. No hay una sobreproducción para evitar pérdidas”, destacó Martínez.
Se trata de una estrategia más para hacer frente a la inflación, adelantándose a un contexto de bajas ventas y retracción en el volumen de consumo. 

Invierno 
Este año los descuentos de temporada empezaron cuando el frío todavía no se había retirado y continúan hasta la fecha. Se trata de una táctica para refrenar los síntomas de una economía inflacionaria. Así lo entiende una de las comerciantes consultadas: “Las ventas en invierno bajaron muchísimo, de hecho todavía tenemos productos de invierno en liquidación”.
En contraparte, las ventas de la nueva temporada arrancaron en varios negocios del microcentro. “Con la primavera tuvimos más movimiento en estos días. Muchos salieron a buscar los nuevos modelos de zapatos, así que estamos expectantes de lo que vendrá”, exponía Daniel mientras atendía algunos clientes.
“Ya comenzaron a consultar los precios de las remeras e incluso varios se animaron a comprar, pero muchos buscan precios y los días de rebajas son los más solicitados”, señaló Micaela.

Subas
El rubro indumentaria tuvo incrementos dispares pero estiman que rondan el 20%. 
“Este año está complicado, pero se vende todo a un 20% más caro, las ventas bajaron muchísimo, por eso ofrecemos días especiales de ofertas”, contó Mariela desde una tienda minorista.
Por otra parte, desde una franquicia internacional indicaron que este año hubo incrementos que llegan al 10%. “Con la suba de los precios el número de clientes fijos que prefieren nuestra marca siguen visitando el local pero se llevan menos ropa. Además teníamos algunos compradores ocasionales que dejaron de venir”, comentaron.
Aunque las expectativas a futuro no son alentadoras, se espera con ansias que llegue octubre, cuyas fechas son las que más movimiento comercial generan por ser el Mes de la Madre.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Salud & Ambiente

    Tapas del día
    Columnistas