Los ediles del interbloque ECO aseguran que el sistema es “absolutamente ilegal” porque no se discutió en el recinto y tampoco hubo licitación para la contratación de la empresa a cargo.  El FPV y aliados (Panu y PL) repudiaron los argumentos esgrimidos por sus pares para pedir el freno a la aplicación. Propusieron, sin éxito, un cónclave con funcionarios para aclarar la situación. 

 

La polémica alrededor de la instrumentación del sistema de fotomultas en la capital correntina aterrizó ayer en el ámbito del Concejo Deliberante y generó un fuerte revuelo que terminó por provocar la caída de la sesión. El principal motivo: el proyecto de la oposición que solicita la suspensión de la aplicación de esta nueva tecnología por considerar que no se dieron los pasos correspondientes para garantizar su legalidad.
Los primeros en salir con los tapones de punta fueron los ediles del interbloque ECO que acusaron a sus pares de negarse a discutir y fundamentar la legitimidad de esta modalidad de control vehicular. 
Aseguraron que tras permanecer tres horas en el recinto, fueron informados acerca de la caída de la sesión ante la ausencia de integrantes del oficialismo y sus aliados. 
Los concejales de ECO aseguran que el sistema es “absolutamente ilegal”. “Estamos a favor del control vehicular, del cumplimiento de las normas de tránsito y la preservación de la vida, pero eso debe darse de acuerdo a lo autorizado por las normas vigentes”, plantearon.
Sostienen que previo a la aplicación de esta tecnología debía darse una discusión en el Concejo, y además “se requiere un llamado a licitación y que se establezcan las condiciones en las que se presta el servicio, para que no sea con un único fin recaudatorio”, fundamentaron.
Además calificaron de “escandaloso” el porcentaje que corresponderá a la empresa santafesina Anca S.R.L., que tiene a su cargo tomar las fotomultas, ya que mediante un convenio directo del Municipio la citada firma obtendría una retribución del 60 por ciento de las multas cobradas.
Afirmaron que sus pares oficialistas, “no están en condiciones de fundamentar el sistema, ya que tienen muchas dudas respecto a la aplicación práctica del mismo y no pueden rebatir nuestros argumentos”, y consideraron que “esto termina siendo planteado como un negocio, en el que se buscan ganancias para una empresa, en lugar de pretender mejorar la seguridad vial”. 
 
Repudio a ECO
La respuesta de los ediles del FPV y aliados no tardó en llegar. A través de un comunicado, rechazaron los fundamentos esgrimidos por sus pares respecto de la implementación de las fotomultas y el pedido de suspensión.
“Consideramos que tales afirmaciones son maliciosas y tienden a generar conflictividad y confusión en la sociedad”, dijeron, además de señalar que el planteo es “absurdo, imprudente e inconsistente”. 
También reflejaron que se puso a consideración de la oposición la posibilidad de generar una discusión seria sobre este tema a partir de una reunión con funcionarios municipales, y según alegaron,  “se negaron rotundamente”, y aclararon “es decir que no eludimos el debate, sino buscamos ampliarlo y lograr consenso para generar mejoras si es que esto lo necesita”.
“Acompañamos esta medida del Departamento Ejecutivo Municipal, porque garantiza más y mejor control en la seguridad vial, lo que significa reducción de los elevados índices de siniestralidad y fundamentalmente la protección de la vida de los ciudadanos”, concluyeron.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    Tags

    + Legislativa

    Tapas del día
    Columnistas