La familia de Maxi Aquino, el estudiante universitario asesinado en el barrio Aldana en agosto del año pasado, decidió apelar la sentencia condenatoria a Josele Altamirano, quien recibió la pena de 22 años de prisión.
Silvio Sosa, el abogado defensor de la familia explicó que la apelación no tiene que ver con lo “cuántico” de la condena, “22 años de prisión o 25 o 30, no pasa por ahí, pasa por otras cuestiones las que motivan y movilizan a que nosotros no estemos conformes ni con el encuadre legal ni con las circunstancias que fundaron la sentencia por homicidio simple”, reveló.  
“La consecuencia que arroja la pena última, la que está en el tipo penal del Homicidio Simple es una de las cuestiones”, agregó, “pero nosotros no creemos que pueda haber un Homicidio Simple cuando el delito calificado de homicidio para preparar otro delito no requiere que este se haya iniciado”.  
Puntualmente, “la desconformidad esta con la etapa del Juicio Oral que incorporó una prueba suficiente a nuestro modo de ver, para que se condene por homicidio calificado Criminis Causa que tiene prisión perpetua”, remarcó a Radio Sudamericana.  
En cuanto al estado de la familia indicó que, “se encuentran en una anémica resignación y satisfacción de que el Poder judicial haya, de algún modo, recogido parte de la pretensión que tenía la familia Aquino”.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Policiales

    Tapas del día
    Columnistas