Luego de las fuertes tormentas de la semana pasada y las consecuencias de los intensas precipitaciones, las familias que fueron desalojadas del barrio Molina Punta y trasladadas a predios baldíos de la zona del Pirayuí pidieron asistencia por parte del Estado y dijeron que hasta el momento no pudieron avanzar con los títulos de propiedad del terreno, por lo que no cuentan con servicios básicos. 
Tras las lluvias de la semana pasada, una de las familias, cuya pareja integrante es no vidente, manifestó que la casilla de madera en la que viven desde hace un mes no sólo se encuentra deteriorada sino que también hay agua en el interior. La casa carece de contrapiso, por lo que las pertenencias están sobre la tierra, y tampoco tienen los servicios básicos como agua potable, electricidad, cloacas ni sanitarios adecuados.
“Para hacer el contrapiso o el pozo ciego todos me piden el papel que acredite que el terreno es nuestro”, dijo Miguel Amarilla a Mitre Corrientes, quien vive con su pareja Susana Amarilla (ambos son no videntes) y sus hijos.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Barrios

    Tapas del día
    Columnistas