Los cuatro consorcios forestales de Corrientes se reunieron la semana pasada en el Inta Bella Vista para conocer los trabajos de investigación que lleva a cabo el organismo, además de analizar cuestiones que hacen al desarrollo de una de las actividades más importantes que tiene el agro provincial.

Desde principios de septiembre, la EEA Inta Bella Vista es dirigida por Luis María Mestres, reconocido profesional del sector forestal, que ocupó durante 13 años el cargo de Director de Recursos Forestales de Corrientes.

La actividad foresto industrial es uno de los pilares fundamentales que tiene la economía correntina, principalmente en las cuencas forestales que se han conformado. Con cerca de 500 mil hectáreas plantadas con pinos y eucaliptus en toda la provincia, desde el sector afirman que se está lejos del máximo potencial, y desde los consorcios forestales trabajan en distintas líneas para mejorar la producción, industrialización y comercialización de la madera.
El pasado jueves en la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) del Inta Bella Vista, ubicadas sobre la Ruta Provincial 27, representantes de los cuatro consorcios forestales que trabajan en Corrientes conocieron las distintas líneas de investigación que desarrolla este organismo para la actividad, y llevaron adelante un fructífero intercambio de opiniones con los técnicos de la institución.
El evento congregó a los consorcios forestales Corrientes Centro (Santa Rosa, Concepción, San Miguel, Loreto y Saladas); Corrientes Norte (departamentos Ituzaingó y Santo Tomé); Río Uruguay (Paso de los Libres, Alvear, Monte Caseros) y Portal Sur (Esquina). En síntesis, representantes de los medianos y grandes productores forestales que tiene la provincia.
En primer término, se desarrollaron charlas técnicas sobre distintos trabajos de investigación que desarrollaron los técnicos del Inta Bella Vista en materia forestal. Y luego se realizaron recorridas a campo, donde se visitaron ensayos que realizan con especies comerciales (pinos y eucaliptus), alternativas (corymbia y producción clonal para leña) y especies nativas de alto valor comercial (ibirá pitá y lapachos negro y amarillo).
“Fue muy importante tener a los cuatro consorcios forestales de Corrientes acá en esta experimental, donde pudieron conocer lo que hacemos aquí, las investigaciones y ensayos, y sus resultados, que están a disposición de los productores”, comentó a Suplemento Campo el jefe del Área Forestal de la EEA Bella Vista, Jorge Aparicio. El profesional e investigador del Inta consideró que “es importante que realicemos este tipo de reuniones, cuyo temario responde a algunas inquietudes y demandas del sector productivo”.
El profesional explicó también que muchos de los ensayos que realizan desde el Inta lo hacen en campos de las empresas que integran estos consorcios. “Esto hace una simbiosis muy importante porque a nosotros nos facilitan todo lo que ellos tienen en maquinaria, equipamiento y personal; y nosotros ponemos nuestro aporte en las líneas de investigación”, comentó.
Sobre las líneas de investigación en las que trabajan en Bella Vista, Aparicio comentó que “trabajamos en silvicultura en especies de rápido crecimiento, como pino y eucaliptus; también el mejoramiento de estas especies, y estamos apuntando cada vez más a la calidad de la madera. Nuestro objetivo es ir viendo la calidad de la madera, pero en forma más práctica, con la madera puesta en la industria”.

Sin techo
Sobre la potencialidad de la producción forestal en Corrientes, el profesional del Inta Bella Vista consideró que el techo “todavía está muy alto”. En este aspecto, sostuvo que “en todas las cuencas forestales que se han formado en Corrientes, tenemos cuatro o cinco millones de hectáreas para fomentar la forestación, y estamos ocupando 500 mil”. Y en materia de productividad y rendimientos, Aparicio sostuvo que “siempre hay para ganar más; y hay que hablar de productividad sin olvidarnos de la sustentabilidad”.

También los pequeños
Si bien la reunión con los consorcios forestales agrupó a productores medianos y grandes empresas, Aparicio no se olvidó de los pequeños productores y las alternativas que existen dentro de la actividad forestal. “Es rentable para el pequeño productor, porque con una, dos o tres hectáreas plantadas, tiene una caja de ahorro muy importante. Otra actividad, con esa superficie, es difícil de lograr. Además, el investigador del Inta mencionó a los sistemas silvopastoriles como una alternativa para el pequeño productor: “apuntar a sistemas doble propósito es brindarle otra alternativa”, señaló.


 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día
    Columnistas