A la hora de comenzar un plan alimentario con el objetivo de descender de peso las dificultades que suelen aparecer son muchas más que el mero cambio de estilo alimentario o de menú, el propio estilo de vida suele generar que el paciente se autoboicotee sin darse cuenta y este es eslabón más duro de corregir.

Por Narella Antonina Colussi
Colaboración Especial

Dado que el entorno es el espacio físico, social y cultural donde se habita cotidianamente pudiendo ser el hogar, el colegio, el trabajo, la universidad, en todos ellos se establecen relaciones sociales que determinan una manera de vivir y se crean hábitos los cuales se traducirán directamente en el estado de salud o enfermedad que cada quien presente. 

¿Qué es un Entorno Nutricional Saludable?
El término incorpora un concepto de autoayuda y colaboración externa en redes de apoyo para lograr ámbitos psiconutricionales sanos y seguros. Las personas que nos rodean constituyen nuestra principal red social de apoyo, la familia, los amigos, colegas y compañeros de trabajo son quienes pasan la mayor parte del día con nosotros y quienes pueden oficiar de sostén ante episodios característicos de un tratamiento nutricional para el descenso de peso como ser: falta de disciplina alimentaria, excusas recurrentes, ansiedad, atracones, inactividad física, frustración y falta de autodeterminación. 
A través de una palabra de aliento, la búsqueda conjunta de un mejor estilo de vida, el acompañamiento para la realización de actividad física, la selección adecuada de alimentos en el supermercado, el control del tamaño de las porciones a la hora de cocinar, la compañía de distracción para los momentos de ansiedad o atracones, las personas que forman parte de nuestra vida pueden colaborar en el alcance de un buen estado de salud y el arraigo de hábitos alimentarios adecuados, sin embargo el requisito excluyente para que ello ocurra es la autoresponsabilidad del paciente para el cuidado de su salud.

¿Cómo lograr desarrollar Entornos Saludables?
El punto de partida es determinar las vulnerabilidades individuales del paciente en relación a la alimentación, trabajar sobre ellas en la consulta nutricional y establecer las estrategias oportunas para mantenerlas bajo control impidiéndoles que boicoteen la búsqueda de un mejor estado de salud.
Para lograr el objetivo es necesario ser consciente que el cambio nutricional no será momentáneo o solamente para bajar unos kilos, sino que será para toda la vida pudiendo así llegar a la ancianidad con un excelente estado de salud, por ello la importancia de tener conciencia que un plan alimentario no debe ser displacentero, carente de nutrientes o alimentos, insuficiente en volumen o porciones ni mucho menos prohibitivo, se trata de aprender a comer en base a nuestras costumbres y hábitos personales con una cuota de placer diaria y saludable.

EL DATO. 
Narella Antonina Colussi es Magíster Internacional en Nutrición y Dietética con especialización en Nutrición Clínica. Para contactarse, llamar al teléfono (0379) 154628308.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas