El servicio de colectivo interprovincial funcionó ayer con total normalidad ante la medida de fuerza anunciada por la Unión Tranviarios Automotor (UTA), aunque desde las empresas ya habían anticipado que no se plegarían al paro convocado.
Las dos firmas que brindan el servicio Chaco-Corrientes trabajaron en forma normal durante la jornada de ayer, ante el anuncio del gremio que implicaba el paro de los trabajadores de la empresa Ticsa, en concepto de reclamos salariales.
Si bien desde la firma informaron que el personal no se plegaría a la medida y que habían pedido garantías al Ministerio de Trabajo para poder brindar el servicio, el  secretario general de UTA Rubén Suárez en contacto con los medios y ante el funcionamiento normal del mismo dijo que “suspendimos la medida prevista y la decisión se tomó en virtud de una comunicación del subsecretario de Transporte de la Nación, Antonio Cortés, quien nos garantizó la continuidad laboral”, indicó el gremialista y agregó que “también se harán relevamientos de las unidades de Ticsa con la Cnrt”.
Se debe considerar que esta situación se da en el marco del proceso licitatorio del servicio interprovincial que tendría que darse antes de fin de año, a fin de mantener las tarifas subsidiadas de $9 y $12 o de lo contrario la misma tendría un valor de $19.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Barrios

    Tapas del día
    Columnistas