Aprender de los errores, volver a levantarse luego de las caídas, ser proactivo siempre, poner más ímpetu y esforzarse en alcanzar las metas; son algunas de las estrategias personales para estar mucho mejor. 

Por Bernardo Stamateas
Colaboración Especial 

Hay personas a las que parece que todo les sale mal, y por eso ni siquiera sueñan con el éxito. Pero existen otras personas que son exitosas y parece que todo les sale bien. 

Veamos algunas ideas prácticas para que te vaya bien en la vida, cualquiera sea el proyecto que emprendas:
1.    Siempre que te caigas, levantate con una enseñanza.
Todos hemos tenido caídas, dificultades, momentos de crisis en nuestra vida. Muchas veces nos encontramos en problemas y nuestro mayor anhelo es salir de ellos rápidamente. Sin embargo, cada vez que caemos, debemos levantarnos con una enseñanza, es decir, de cada dificultad que nos toque atravesar tenemos que salir habiendo aprendido algo. Por eso, si te equivocás, no te levantes sin antes ver cuál fue el error, qué decisión no debiste haber tomado, qué fue lo que calculaste mal.
Generalmente, la razón por la que no avanzamos es porque no miramos hacia adentro. Si a una persona la echan de su empleo, lo primero que hace es protestar contra su jefe, en lugar de mirar hacia adentro para analizar qué perdió. Probablemente, antes de perder el trabajo había perdido el respeto, la puntualidad o un desempeño de excelencia. Del mismo modo, alguien a quien su cónyuge lo dejó, antes de perder su pareja tal vez había perdido la comunicación, la intimidad, el cariño. Antes de perder algo siempre perdimos otra cosa, y eso es lo que tenemos que descubrir para que esa situación nos deje un aprendizaje. Si querés que te vaya bien, cada vez que te vaya mal, fijate en qué es lo que tenés que aprender de esa experiencia.

2.    Sé proactivo
¿Qué es ser proactivo? El pasivo no hace nada, el activo hace lo que se le pide, pero el proactivo hace un poco más, porque ve un poco más allá. Si querés que te vaya bien en la vida, tenés que ser como los niños y ver un poco más allá de la realidad. Mientras los chicos son insistentes, creativos, imaginativos, preguntan, negocian y juegan, los adultos somos conformistas y poco ingeniosos. Te sugiero que aprendas a ver más allá, porque eso te traerá grandes beneficios.

3.    Poné más ímpetu
Si un tren va a ciento cincuenta kilómetros por hora y se atraviesa un coche adelante, indefectiblemente le pasa por encima. ¿Por qué? Porque el tren viene en movimiento. Ahora, si el tren está detenido y se le coloca una madera adelante, no arranca. ¿Por qué? Porque no está en movimiento. Cuando te ponés en movimiento, te activás y te motivás, no importan los problemas que aparezcan en el camino, a todos ellos los superarás de una u otra manera.

4.    Esforzate
No te estanques en la comodidad, esforzate por alcanzar tus objetivos. Todos queremos ver nuestros proyectos hechos realidad, pero necesitamos recordar que para lograrlo debemos invertir tiempo, dinero y esfuerzo. ¡Las cosas que nos cuestan conseguir son las que más valoramos!
Estás diseñado para lograr todo lo que te propongas, para que te vaya bien en la vida. No pongas más excusas, caminá firme y con paz, teniendo por seguro que estás próximo a alcanzar todos los objetivos que te has trazado.

DESTACADO 
Antes de perder algo siempre perdimos otra cosa, y eso es lo que tenemos que descubrir para que esa situación nos deje un aprendizaje.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día