Mientras están en el centro del debate social, los reinados y concursos de belleza, Mar del Plata volvió a coronar a su Embajadora del Mar ante un multitudinario público. Los detalles de la fiesta. 

Por Marcelo Foresti
Las escalinatas de Playa Grande fueron el escenario donde más de 3.500 personas, entre locales y veraneantes, disfrutaron de la edición 45 de la Fiesta Nacional del Mar y del tradicional evento Mar del Plata Moda Show, en lo que fue la primera convocatoria masiva de la temporada de verano organizada por el Ente Municipal de Turismo (Emtur) del partido de General Pueyrredón.
La fiesta se inició a las 20.30 con la presentación de las 12 postulantes al cetro y la corona, que bajaron la escalinata y desfilaron por la pasarela luciendo confecciones de diseñadores locales. Desde las ubicaciones cercanas a la pasarela, autoridades nacionales, provinciales y municipales presenciaron la pasada de cada una de las postulantes.
Estuvieron presentes el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos; el intendente de General Pueyrredón, Carlos Arroyo; la presidenta del Emtur, Natalia Comuzzi y el secretario de Turismo de la provincia de Buenos Aires, Ignacio Croto, entre otros funcionarios.
El desfile de modas fue alternado con números artísticos, como el del director Aníbal Pachano, quien junto a la vedette uruguaya Andrea Ghidone presentó dos cuadros de su espectáculo Flowers, al que siguió un show de canto y humor desarrollado por el artista local Carlos García.
El momento más emotivo se dio cuando, entre lágrimas, Giuliana Chiappa recibió, a las 22.43, de su predecesora, Natalia Comuzzi, el cetro que ahora la distingue como la nueva Reina Nacional del Mar; previamente, los nombres de Melisa Skinder y Abril Montiel, fueron anunciados como primera y segunda princesa, respectivamente.
Este nuevo reinado colocará por un año a Giuliana como la nueva embajadora de la ciudad de Mar del Plata, teniendo entre sus quehaceres la tarea de promocionar uno de los principales destinos turísticos del país en diversos acontecimientos nacionales e internacionales.
Tras la coronación, el grupo musical pop Agapornis cerró la noche de espectáculo a todo ritmo, y poco antes de la medianoche, un nutrido y colorido show de fuegos artificiales asombró a los presentes iluminando la noche sobre la rambla, con el repique de la pólvora encendida como epílogo de una velada de glamour, sueños y expresiones artísticas.

Las reinas
Tras la fiesta, Télam pudo conversar con la reina y las princesas salientes sobre la polémica generada días atrás sobre la "cosificación" de la mujer en este tipo de certámenes. La monarca saliente, la primera princesa, Julieta Germano, y su escolta, Canela Fernández Merlino, reconocieron que hubo varios conflictos respecto a la elección de la Reina Nacional del Mar, y señalaron que "son temas complicados y tenemos que escucharnos entre todos y ser más tolerantes".
Sobre el tema, Natalia Comuzzi aclaró que "esto no es un concurso de belleza, no se va a elegir a la más linda, se va a elegir a quien mejor nos pueda representar como ciudad, quien mayor conocimiento tenga y quien mejor venda a esta ciudad turística".
"Una nunca se sintió cosificada y es por eso que sale a responder de esta manera", dijo en referencia a la defensa pública que hicieron ante el reclamo de organizaciones feministas.
La idea de elegir y coronar a la Reina Nacional del Mar surgió en 1910 cuando se realizó la elección en el salón principal del Hotel Bristol, de la que participaron 12 jóvenes; la primera reina fue Emilia Bonacci, de 17 años. Una nueva elección, en 1932, coronó a Dora Lombardo, de 19 años, y dos décadas más tarde, la Dirección Municipal de Turismo comenzó a auspiciar la elección de Miss Mar del Plata, logrando dar con su apoyo un ritmo sostenido que dotó de tradición al certamen.
En 1967 se reconoce el título de "Reina Provincial del Mar", y a partir de ahí el acto de elección y coronación se realizó casi ininterrumpidamente en el teatro Auditorium, donde las jóvenes elegidas iniciaron el rito de preceder los actos de inauguración de la temporada.
En mérito a la trascendencia adquirida, que excedía ya en el ámbito local, en 1972 es declarada Fiesta Nacional, momento a partir del cual cobra un marcado interés en el país y se transforma en un brillante y tradicional espectáculo. Al igual que en 1910, la nueva soberana se eligió entre 12 jóvenes residentes en la ciudad cuyas edades oscilan entre los 18 y 24 años.

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Destinos

    Tapas del día