Por Arq. Graciela Inés Matusevich 
DNI.Nº: 16.769.650

Con profunda tristeza e impotencia, los correntinos capitalinos somos partícipes cotidianos de una deliberada actitud frente a nuestra cultura edilicia –Arquitectónica.

Vemos que hay un creciente desinterés por nuestros edificios con historia. Edificios que en su conjunto despliegan un colorido arquitectónico tan particular, que hacen de nuestra Corrientes una de las ciudades más ricas y bellas con historia propia. 

Últimamente, y desde hace un tiempo, venimos observando cuán sencillo se tiran abajo claros ejemplos de nuestra historia, estén o no en el denominado “Casco Histórico”, sin ningún tapujo o disimulo, ni reserva, ni consideración que valga.

Y vemos que Nadie hace nada!

Muchos de los correntinos nos preguntamos dónde están los Organismos, Instituciones o leyes  que controlen y limiten el avance de este accionar.

Es sabido que existe regulación sobre un  sector delimitado como “Casco Histórico”, y que se hace hasta lo imposible para mantener de pie algunos ejemplos con marcado valor histórico, y en muchos de los casos hasta reconstruyéndolos.

Pero también es cierto que en otras áreas de la ciudad, siempre dentro del ejido urbano céntrico, se hallan ubicadas aisladas o conjuntamente otros ejemplos, con esa misma lectura tan peculiar que  caracteriza a Corrientes,  lectura de época, de principios del siglo pasado.

Por qué perder nuestra identidad?
Existen ejemplos de obras en muchas otras ciudades tanto de nuestro país como del mundo, de valor histórico y patrimonial, en donde se preserva la envolvente y su relación con el entorno, desafiando los logros, colaborarando en revalorizar esas obras que enriquecen y forman parte de nuestro entorno cotidiano. La puesta en valor de aislados testimonios de nuestra historia,  hacen a nuestra cultura, con un pasado para contar,  manteniendo nuestra memoria con un limpio y claro camino transitado.

Esa debiera ser la lectura de Corrientes a través de los siglos, el testimonio de su paso a través del tiempo. Cuidar de ese paisaje tan característico de nuestra Corrientes de antaño.

Así vemos que por  calle San Martín hemos presenciado algunas demoliciones lamentables. Desconocemos los motivos técnicos que lo justifiquen, pero uno descree tal posibilidad, ya que a simple vista demostraban solidez.  

También sobre calle Irigoyen peligran muchos ejemplos ante el avance indiscriminado por una ambición claramente económica. Puede verse lo que ocurrió con varias de las Casas de estilo sobre la cuadra donde está el local de atención de una firma de telélfonos celulares, uno de los cuales constituía un hermoso y sólido edificio representativo y conformante de un entorno característico. O sin ir más lejos, sobre la misma calle, vemos que ya no existe la antigua casa en donde paradójicamente funcionaban las oficinas de Conservación de Patrimonio Arquitectónico como dependencia Municipal, ubicada junto al edificio de Gendarmería Nacional, esquina Córdoba.

O qué pasará con el edificio sobre la misma calle Irigoyen, unas cuadras más adelante, junto al edificio del local de atención de una empresa de celulares ¿??....también una construcción de principio del siglo XX o finales del XIX. No lo sabemos, pero esperemos no tenga el mismo destino que las otras.

O también uno se  pregunta qué pasará con el edificio por calle Salta, Nueva Sede del Partido Justicialista, junto al icónico edificio de Rentas de la Provincia. Aparentemente ya se ha demolido internamente la estructura del edificio antiguo; esperemos esté considerado el mantenimiento de por lo menos su envolvente al frente, revalorizándola.

Puede ser que tantos casos aislados tengan tantos problemas técnicos que justifiquen su demolición ¿???...o hay otros intereses ¿?

Se vislumbra un modernismo ambicioso, que avanza indiscriminadamente, aplicado y entendido según conveniencias. Pueden hacerse muchas intervenciones integrando armoniosamente lo antiguo con lo nuevo o moderno, sin necesidad de descartar o destruir totalmente al objeto  que forma parte de nuestro entorno histórico tan particular. Existen buenos ejemplos de ello. Y muchas veces se logran intervenciones asombrosas e impactantes.

Cuántos casos más dejaremos que desaparezcan ¿?

Si bien son casos aislados, pero  La unidad hace al conjunto, y no podemos avanzar, desconociendo y tirando  por la borda todo aquello que nos identifica como el pueblo que somos. Forman parte de nuestros valores como sociedad. Disimuladamente van destruyendo lo poco que queda de esa imagen valiosa que tenía nuestra ciudad. 

Y Nadie hace nada ¡!

Claro que depende mucho de las buenas intenciones de cada profesional frente al desafío. Pero también es cierto que necesitamos buenas manos gestoras que la regulen con coherencia y recelo.

Las iniciativas debieran ser más públicas que privadas, y adoptar y reconocer que el verdadero espacio público urbano con historia y reconocido como tal debiera ser más amplio en su consideración o aplicando otros criterios.

Nuestra historia es parte de nuestra identidad, de nuestro acervo correntino, y sería bueno que lo cuidemos y se le otorgue ese valor.

Actualmente sabemos de casos en donde debieron reconstruir parte de los elementos componentes de la construcción antigua, con el fin de recuperar la obra arquitectónica dañada o perdida. Mientras que en la actualidad continuamos demoliendo otras, que quizás no tengan el mismo valor intrínseco que las que figuran en un catálogo de conservación,  pero sí forman parte de ese conjunto urbano que enriquecieron por siglos nuestras calles, otorgándole la particularidad que tanto lo caracteriza. Porqué esperar a que tengamos que reconstruirlas……..si están allí ¡!. Así pasó con el viejo edificio de la icónica  “Tienda Ciudad de Corrientes”, hoy ya no inexiste. Y era una obra con verdadero poder de “hito” en nuestra ciudad

La realidad es que las obras están allí y forman parte de un conjunto o entorno edilicio con rasgos particulares, cuyas características conforman nuestro Perfil Urbano Histórico. La ciudad se lee e identifica por ese perfil, y ese perfil lo estamos perdiendo poco a poco.

A continuación, de manera ilustrativa y ejemplificativa, se transcribe algunos párrafos  extraídos de artículos de Revistas de Arquitectura de circulación Nacional, en referencia al tema y donde se resalta la importancia dada a la realidad patrimonial de los edificios históricos :

  • “Y hablando de las cosas de la vida, y hablando de las segundas vidas de los edificios,: a esas obras que por su valor histórico, arquitectónico o por constituir parte de la memoria colectiva , han sido restaurados o rehabilitados para tener un nuevo ciclo”. (Clarín Arq.-20-09-2016).
  • Existen al menos dos clases de acciones posibles de la Arquitectura sobre el Patrimonio edificado. ___Una es la restauración, es decir, proponer un abordaje científico tendiente a que el edificio objeto de la intervención, conserve su carácter. La otra vertiente es la puesta en valor o rehabilitación, en la que se apuesta a darle un nuevo uso a una obra con valor patrimonial, tomando mayores libertades en el proyecto, incluyendo la ampliación”. (Revista Clarín Arquitectura-20-09-2016).
  • Conceptos tales como:   “Consolidación de identidades”, revitalización, refuncionalización, u otras intervenciones que produzcan articulación con el tejido histórico de la ciudad, generando una convivencia armónica entre los distintos componentes urbanos, tanto física (como objeto) como funcional, buscando el equilibrio que  preserve nuestra  identidad cultural. Para ello se necesita de “Planificación”. (Revista Clarín Arquitectura-01-11-2016).
  • “ Resignificar y poner en valor los íconos que definen el ADN local” (Revista Clarín Arquitectura-01-11-2016).
  • Celebro cada edificio que se recupera y se pone al servicio de su población, cada esfuerzo que Gobierno, Universidades, profesionales y sociedad realizan para cuidar lo que nos identifica o representa, pero seguimos con atraso. Debemos fortalecer el compromiso para que nuestro acervo no sólo se cuide, sino que se acreciente”. (Revista Clarín Arquitectura-26-07-2016).

No dejemos que el descuido nos devore

No confundamos avance con destrucción.

La historia forma  parte de nuestra evolución. Y debiera mantenerse en nuestra lectura urbana. Está impreso en nuestras calles.

Cuidar de la historia de nuestra Ciudad es tener compromiso ciudadano!                                                                                                                                         

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Periodismo Ciudadano

    Tapas del día
    Columnistas