Cuando se habla de hipotiroidismo se lo asocia al aumento de peso. ¿Es el hipotiroidismo responsable del sobrepeso? Consejos sobre la alimentación. 

Por Narella Antonina Colussi
Colaboración Especial 

El hipotiroidismo es, sin dudas, una de las afecciones cuya detección se incrementó notablemente en los últimos años revelando que está presente en gran parte de la población. Gracias al avance de la ciencia, no sólo se la puede detectar a tiempo, sino que su tratamiento mejora la calidad de vida de miles de personas. 
¿De qué se trata? El hipotiroidismo es un trastorno, muchas veces crónico, caracterizado por la baja producción de hormonas tiroideas por las glándulas tiroideas ubicadas en la parte inferior del cuello. Estas hormonas son responsables del funcionamiento de muchos órganos y sistemas corporales, entre ellos la regulación del peso y del gasto energético. 
En consecuencia a su disfunción, uno de los síntomas más frecuentes y que generalmente motiva a la consulta con el médico es el sobrepeso o la dificultad para bajar de peso, acompañado de fatiga, cansancio, pérdida de cabello, piel seca, intolerancia al frío e irritabilidad entre otros.

¿Es sinónimo de sobrepeso?
Sin dudas que la enfermedad ataca al gasto energético y al metabolismo enlenteciéndolo pudiendo generar un aumento de peso que suele ser moderado (aproximadamente un 10%) predominando la retención de agua sobre el aumento de la grasa corporal. 
Como el hipotiroidismo es más frecuente en las mujeres y su prevalencia aumenta con la edad suele confundirse con los síntomas asociados a la menopausia, sin embargo es importante aclarar que por sí solo no genera obesidad, para ello es necesario que la persona también tenga un patrón alimentario poco equilibrado acompañado de sedentarismo. 

¿Qué alimentación es aconsejable?
Entre los alimentos recomendados están aquellos que aportan la cantidad de yodo suficiente para la producción de las hormonas tiroideas. Entre ellos, encontramos los siguientes:
•    Mariscos y pescados de mar.
•    Leche descremada y sus derivados. 
•    Huevos.
•    Sal: 1 cucharadita de café al ras contiene 150 ug de yodo, que cubre los requerimientos diarios para un correcto funcionamiento tiroideo.
Por el contrario, debemos minimizar o restringir el consumo de algunos otros alimentos debido a  que interfieren con el funcionamiento de la tiroides o con la absorción intestinal de la tiroxina:
•    Los alimentos ricos en soja, en los niveles de la dieta vegetariana pueden aumentar 3 veces el riesgo de progresión de un hiportiroidismo subclínico a hipotiroidismo clínico, por lo que los pacientes vegetarianos deben controlar frecuentemente su función tiroidea.
•    Los comprimidos de la medicación para el hipotiroidismo (T4) se pueden tomar con cualquier líquido excepto leche de soja o café. 

Consulta 
Es muy importante que aquellos pacientes hipotiroideos concurran asiduamente al médico a fin de realizar un seguimiento de la enfermedad y la dosis de la medicación. La consulta con el nutricionista es esencial a la hora de optar por el tipo de alimentación a seguir en cada caso ya que en cada momento de la vida o en situaciones especiales nuestro cuerpo requiere algunas adaptaciones en la dieta. Los aliados para sobrellevar la situación siempre serán el ejercicio físico y una correcta hidratación.

EL DATO
Narella Antonina Colussi
Magíster Internacional en Nutrición y Dietética con especialización en Nutrición Clínica.
Mendoza 1471, Corrientes. Celular: 0379154628308

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día