El Ministerio de Producción realizó un relevamiento en el departamento Ituzaingó, donde se constataron importantes pérdidas productivas a raíz del exceso de agua en los campos.

De acuerdo un relevamiento efectuado por la Delegación de Colonia Liebig del Ministerio de Producción acerca de las consecuencias por las precipitaciones superiores a lo normal en períodos muy cortos en el Noreste provincial, departamento Ituzaingó, caracterizada por suelo de lomas, las pérdidas más importantes se dieron en horticultura a campo, mandioca y yerba mate por el exceso de humedad en todos los sitios, con acumulación de agua en los sectores bajos de lomas y media loma y anegamiento total en los bajos.
En relación a la yerba mate, con la continuidad de mal clima (falta de sol, lloviznas frecuentes y precipitaciones muy abundantes) surgieron complicaciones en el sector, básicamente en los sectores primarios: plantaciones establecidas, cosecha y transporte. Es importante señalar que el cultivo se localiza en los sitios de tierra roja, independientemente de la profundidad del perfil de suelo; esto significa que las plantaciones pueden llegar hasta el borde de un arroyo, una laguna o un área con pequeñas depresiones en el medio de la loma. Hoy esos sectores están con más de medio metros de agua.
La consecuencia directa es la caída de hojas y los sitios que hoy se ven más afectados se ubican de media loma hacia abajo. Esta zona prácticamente desde hace varios días está con una humedad del suelo del 100% y con plantas totalmente desfoliadas, con la consiguiente pérdida para el productor.
A la fecha, una somera evaluación del porcentaje de caída de hojas varía entre un 20 a 25%, dependiendo de la ubicación del yerbal y puede llegar a 30 a 35%. La situación se observa en lotes no cosechados y ya cosechados; el criterio técnico es siempre es dejar “banderines verdes” con hojas para ir formando una copa con abundantes puntos de futuras brotaciones, para dar mayor amplitud a la formación de nuevas hojas.

La consecuencia directa de la caída de hojas es un menor rendimiento y por lo tanto disminución de  ingresos para el productor; la cosecha se acorta y por ende menos horas de trabajo para el personal, generando serios problemas a mediano plazo por falta de empleo.

Ganadería
En el área de Liebig, San Carlos, Colonia Unión, Garruchos y Garabí, la situación no es tan complicada como en otras áreas de la Provincia, ya que hay más posibilidades de trasladar la hacienda a zonas altas y el agua escurre rápidamente, con lo cual la pérdida de forraje todavía no tiene mucha incidencia en la oferta. Los campos al borde de Río Aguapey están totalmente anegados en los potreros y  el escurrimiento en estos lugares es más lento. A la fecha no se informó sobre  de movimiento de hacienda forzada por inundación fuera de los campos. Las aguadas están en su máximo nivel.
En cuanto al estado del campo natural, en general es bueno y en gran medida contribuye a ello la falta de heladas. Por ahora se ve campos altos bien empastados. Los bajos, de continuar el estancamiento del agua por mayor tiempo con seguridad traerán problemas de descomposición de la vegetación.
La situación de las pasturas implantadas es buena, especialmente para los productores que tienen disponibilidad de campos; con suelo muy húmedo el pastoreo es mínimo, aunque se complica con excesiva carga. 

Mandioca
Se observan pérdidas en los sitios de medias lomas hacia abajo, donde el suelo tienen poco desarrollo y el exceso de agua mantiene muy húmedo el área radicular con la consiguiente descomposición de la raíz.
En soja y maíz, se cosechó el área sembrada y en té, con ausencia de heladas a la fecha, continuó la cosecha.

Sector forestal
El eucalipto y pino no se registran problemas, aunque el mayor inconveniente se presenta dentro del área de aprovechamiento: la falta de piso dificulta el acopio en planchada y luego la salida de camiones cargados con destino a la industrias.
Los caminos con el correr del tiempo y lloviznas continuas se van deteriorando aunque en general se cuida de no transitar con cargas muy pesadas.
En el caso de los caminos cortafuegos hay buena conservación, especialmente con la presencia de ganado vacuno que es un aliado imprescindible para estos casos.


 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día
    Columnistas