Esa persona que se siente víctima de todos, vive con miedos y se resiste a cualquier cambio. Estas características forman parte del identikit dl negativo. ¿Cómo podemos hacerle frente?

Por Bernardo Stamateas
Colaboración Especial 

Todos conocemos a alguien a quien pareciera que todo le sale mal, ya sea en una relación de pareja, en las finanzas o en la salud. Y uno se pregunta por qué. La razón es que es una persona negativa. La negatividad es una manera poco sana de ver la vida que, aunque no nos demos cuenta, atrae justamente eso que tememos. Es una actitud nociva porque afecta al que la adopta y también a su entorno. ¡A nadie le agrada estar cerca de un negativo! Pero lo más importante que debemos saber es que la negatividad puede llegar a afectar nuestra salud. La ciencia ha demostrado que la gente que es positiva vive más años que aquella que es negativa. 

¿Qué características posee alguien negativo? Veamos…
>> Se cree una víctima de todo y de todos. Su situación actual le parece siempre mala y tiene la creencia de que la vida es difícil y jamás podrá avanzar.

>> Le tiene miedo a lo nuevo y se resiste al cambio. La innovación lo aterra, razón por la cual se opone a toda propuesta de cambio en la familia, en el trabajo o entre sus amistades (que suelen ser pocas). La palabra que más emplea es “no”. 

>> No logra hacer nada para cambiar. En el fondo, no cree que necesite cambiar. El problema lo tienen los demás y él o ella es así y se acabó. 

>> Le da vueltas a una misma idea todo el tiempo. Es obsesivo con sus pensamientos y no puede soltarlos con facilidad.

>> Carece de motivación y pasión. Nada lo enciende ni lo motiva, de modo que rara vez se comprometerá con algo o alguien y evitará la exigencia a toda costa. 

El negativo suele fijar su atención en una única cosa, por lo que todo lo demás desaparece. Todo es “blanco” o “negro”, no existen los grises. Así es incapaz de ver las herramientas que existen en su interior y el de todo ser humano (potencial). Ignora el hecho de que cuantos más recursos tenga a su disposición, mayor libertad tendrá en la vida, pues podrá ver las circunstancias desde diversos ángulos.

Equilibrio 
La actitud negativa no nos permite tener visión de mejora continua. En realidad, la persona tiene una visión totalmente pesimista de la vida y, pase lo que pase, nunca cree que las cosas puedan mejorar en el futuro. Es fatalista, ya que por lo general no tiene fe ni en un ser superior, ni en sí misma, ni en los otros.
Por el contrario, aquel que decide tener una actitud positiva ante la vida no niega lo malo, simplemente se concentra en y habla de lo bueno, lo positivo, lo que sabe que le hace bien. Corrige aquello que necesita corrección pero lo hace en privado. En público, siempre fija su atención en lo positivo y es un placer estar a su lado. 
Tanto lo positivo como lo negativo son parte de la vida pero no deberíamos exagerar ni lo uno ni lo otro; sino más bien tener una posición equilibrada. Necesitamos ver ambas cosas. Quien tiene una mascota, por ejemplo, seguramente tendrá pelos en la cama, en la ropa y en muchos lugares de la casa; pero también disfrutará de un compañero incondicional y de gratos momentos con este. 
¿De qué lado de la vida estás? Tu vida depende en gran parte de esto. 


Si tenés alguna inquietud, podés escribirme aBernardoresponde@gmail.com


DESTACADO 
Tanto lo positivo como lo negativo son parte de la vida pero no deberíamos exagerar ni lo uno ni lo otro; sino más bien tener una posición equilibrada.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas