La Pulga siempre se confesó fanático de la Lepra, y así lo es; sin embargo, cuando era un niño, su corazón le pertenecía al club Millonario.

 

Lionel Messi no era hincha de Newell's cuando era un simple niño que corría por las calles de Rosario detrás de una pelota de fútbol. Es cierto que con el paso de los años, y por la nostalgia de vivir lejos de Rosario, su ciudad, forjó un sentimiento inquebrantable por la Lepra. Pero en aquellos primeros años, su corazón de fanático le pertenecía a otro equipo: River, club por el que ya ha demostrado varias señales de respeto y admiración.

Así lo contó el periodista español Guillem Balagué, autor de la única biografía autorizada de Leo, en una nota publicada recientemente por la revista VIVA. Allí, el escritor cuenta que Gerardo Grighini, amigo y ex compañero de Leo en las inferiores de Newell's. Y cita un textual de joven rosarino: "El dice que es hincha de Newell's, pero cuando era chico, era de River, como yo. Era fanático de Pablo Aimar"

Así lo contó el periodista español Guillem Balagué, autor de la única biografía autorizada de Leo, en una nota publicada recientemente por la revista VIVA. Allí, el escritor cuenta que Gerardo Grighini, amigo y ex compañero de Leo en las inferiores de Newell's. Y cita un textual de joven rosarino: "El dice que es hincha de Newell's, pero cuando era chico, era de River, como yo. Era fanático de Pablo Aimar".

Y ese fanatismo por el ex N°10 de River fue confirmado por el propio Messi. Cuando Aimar anunció su retiro, Leo le dedicó una emotiva dedicatoria en su cuenta de Facebook: "Se retira un grande, uno de mis ídolos. Pablo Aimar, te deseo lo mejor en tu nueva etapa. Gracias por todo lo que nos hiciste disfrutar con tu magia".

La camiseta de Aimar, en un lugar preferencial en el museo de Messi:

Dos historias de Messi con River

1) Leo estuvo a un paso de jugar con la Banda cuando aún estaba en las inferiores de Newell's. Pese a las infinidad de versiones de que surgieron, el pase finalmente no se dio porque los clubes no llegaron a un acuerdo.

2) En 2015, después de jugar la final del Mundial de Clubes, Messi fue al vestuario de Barcelona en busca de algunos "recuerdos". La historia cuenta que los utileros millonarios le abrieron la utilería para que el N°10 catalán eligiera lo que quisiera.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Deportes

    Tapas del día