Investigadores de la Unne analizaron el movimiento desordenado que se genera entre la Capital y localidades vecinas como San Cosme y San Luis del Palmar por causa del crecimiento habitacional hacia las periferias.

Concretamente se analiza la fuerte interdependencia entre la ciudad Capital y otros municipios aledaños como ser San Cosme, Santa Ana, Paso de la Patria y San Luis del Palmar, lo que deviene en su caracterización como área metropolitana.
En la publicación "Procesos territoriales relacionados con la expansión urbana. Movimiento de población de desplazamiento de usos productivos en el Gran Corrientes", el objetivo de los investigadores es avanzar en el desarrollo de indicadores que reflejen la dinámica territorial y permitan monitorear la modificación de los usos del suelo del área periurbana y rural.
Esto en razón de lo que advirtió el grupo del Centro de Geociencias Aplicadas, dependiente de las facultades de Ingeniería y Humanidades de la Unne en este sentido, donde dieron cuenta de cómo el crecimiento y la expansión de Capital influye en los asentamientos y localidades cercanas, con cada vez más dependencia interurbana.
Los investigadores señalan que, a diferencia de lo que ocurre en el “Gran Resistencia”, que es un fenómeno de metropolización continua, con varios municipios que integran un solo territorio urbano, el área metropolitana del “Gran Corrientes” es uno de metropolización discontinua, que conforma un sistema de asentamientos urbanos y rurales que sufre las presiones de los procesos de expansión de la ciudad Capital.
Para los investigadores, el caso del Gran Corrientes como área metropolitana está en una fase de inicio pero avanza a gran ritmo, en especial por desplazamientos de población, no ya exclusivamente de las ciudades pequeñas a la Capital, sino con fuerza desde ésta hacia las ciudades próximas.
Es decir que la población se asienta en áreas aledañas a la ciudad de Corrientes pero mantienen una dependencia con la ciudad capital debido a la centralización de actividades, infraestructura y servicios que ésta ofrece. Mientras que las zonas peri-urbanas que actualmente se sostienen con actividades productivas, se ven presionadas por el mercado inmobiliario que avanza en búsqueda de terrenos habitables para construir vivienda.
En el análisis del área de estudio, se observa que se produjo crecimiento de la población urbana en todos los departamentos del área, y en los pueblos de menor tamaño como Santa Ana y Riachuelo se considera que este crecimiento está dado casi exclusivamente por habitantes de la capital que optaron por vivir en esos municipios.
Los indicadores de condiciones de vida de la población tan marcadamente diferentes entre la Capital y las localidades del área evidencian desigualdades y pueden explicar en parte los impactos generados por el crecimiento de la ciudad Capital.
De este modo, los investigadores tienen como objetivo a través de la investigación desarrollar indicadores que reflejen la dinámica territorial y permitan monitorear la modificación de los usos del suelo del área periurbana y rural del conglomerado urbano del Gran Corrientes.

EL DATO
El estudio surge de un análisis histórico desde las décadas del ‘60 y del ‘70 en el Gran Corrientes y en el Gran Resistencia como ciudades intermedias.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Arquitectura + Construcción

    Tapas del día