Si algo tienen claro los argentinos es que están cansados de tantas elecciones de todo tipo, por el altísimo costo que ellas generan y por la casi nula competencia que suscitan.
Un caso testigo son las Paso. Se trata de elecciones en las que, obligatoriamente, deben participar todos los ciudadanos empadronados a fin de seleccionar los candidatos que los partidos políticos y las alianzas electorales habrán de presentar en las elecciones nacionales que se celebran cada dos años para renovar las autoridades políticas.
En esta oportunidad ha quedado bien en evidencia en el actual turno electoral: casi todos los partidos políticos y alianzas que luego competirán en las elecciones verdaderas -y decisivas- presentan listas únicas, evitando todo tipo de competencia interna.
Un estudio elaborado días atrás por Transparencia Electoral, una ONG dedicada a analizar los sistemas electorales de la Argentina y la región, sostiene que la mayoría de los bonaerenses cree que las Paso son inútiles, que deberían dejar de ser obligatorias, pero de todas formas participarían si fueran optativas. Además, también para la mayoría, las próximas elecciones provinciales no serán transparentes.
La encuesta incluye preguntas vinculadas al mecanismo de votación, a la percepción sobre el nivel de transparencia en las distintas etapas del proceso electoral y al fraude.
Las respuestas relacionadas con las Paso parecen un reflejo del debate que surgió en las últimas semanas como consecuencia de que la mayoría de los partidos definieron a dedo a sus candidatos y, por lo tanto, las internas servirán como una gran encuesta nacional financiada por el Estado. La tendencia es particularmente clara en Buenos Aires, donde sólo el Frente Justicialista tendrá más de una lista de candidatos.
Más de la mitad de los consultados por Transparencia Electoral, el 58,4 por ciento, cree que las Paso deberían dejar de ser obligatorias, y el 36,5%, que no tendrían que modificarse. El 5,1% restante dijo no saber o prefirió no contestar.
Un dato adicional: los detractores de la obligatoriedad de las primarias son mayoría (71,9%) entre quienes en el balotaje de 2015 votaron a Mauricio Macri. También lo son entre los votantes de Daniel Scioli, aunque en menor proporción (40,6%).
Las cifras son similares cuando la pregunta es por la utilidad de las Paso. Para el 60,8 por ciento, las internas no son útiles, mientras que el 32,7 por ciento considera que sí lo son. Una vez más, la mirada negativa prevalece entre los votantes de Macri: el 73,6% cree que no sirven. Entre quienes votaron a Scioli el porcentaje baja a 37,6%.
Pese al rechazo mayoritario a las primarias, el 65,9 por ciento de los encuestados contestó que si esas elecciones fueran optativas iría a votar. El 25% dijo que no participaría.
“La poca predisposición de los partidos políticos a competir ha provocado que la ciudadanía cuestione las Paso”, evaluó ante el diario La Nación el director de Transparencia Electoral, Leandro Querido. Además, opinó: “El desafío no es derogarlas, ése es el camino fácil. Se debe trabajar en un esquema de incentivos para que los partidos políticos asuman un compromiso con la competencia electoral”.
El bloque del estudio dedicado a la transparencia arroja conclusiones llamativas. Para más de un tercio de los consultados las próximas elecciones bonaerenses serán poco transparentes (29,7%) o nada transparentes (6,9%). Para el 26,1 por ciento serán “algo” transparentes y para el 20,7%, muy transparentes.

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Opinión

    Tapas del día