1. Nada de tecnología en la habitación. Sobre todo, nada de pantallas. La luz de éstas hace que la mente no produzca melatonina, la hormona que le hace saber a nuestro cuerpo que es hora de dormir. 
2. Intentar dormirte. Puede sonar como un contrasentido, pero si nos concentramos para dormirnos cuanto antes, nos mantendremos más despiertos. Lo mejor para conciliar el sueño cuando no se consigue es levantarse de la cama y hacer algo relajante, como leer un libro. 
3. Nada de alcohol. Aunque se suele relacionar el beber copiosamente con el sueño profundo (expresiones como 'dormir la mona'), está comprobado que beber demasiado puede interrumpir el sueño. El alcohol efecta directamente el sueño REM. 
4. No hacer ejercicio. El ejercicio es bueno, pero no justo antes de dormir. Hacer deporte es mejor cuando te levantes, porque hace aumentar tu temperatura y prepara tu cuerpo para el resto del día. 
5. Calefaccionar la habitación. Es una tentación en invierno, pero dormimos mejor con temperaturas bajas. 
6. Nada de dormir con tu mascota. Está bien acariciar y abrazar a tu mascota, pero dormir con él puede ser perjudicial para las alergias.

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día