Desde la Comuna destacan que la cantidad de accidentes bajó un 50% en las avenidas donde funciona el mecanismo. Automovilistas y motociclistas consultados insisten con la necesidad de ajustes en la infraestructura vial y la señalización de los radares.

 

n El sistema de fotomultas comenzó a funcionar en la ciudad el 19 de septiembre de 2016, tras varios meses de instalación y calibración de equipos en las principales avenidas. A un año de la puesta en marcha del mecanismo, desde la Comuna reivindican su uso con argumentos estadísticos y los conductores mantienen los mismos reclamos y pedidos que en el inicio. 
De acuerdo a los registros del área de Tránsito del Municipio, en las avenidas que funciona el sistema disminuyó la cantidad de infracciones, siniestros viales y fallecidos, en un comparativo realizado entre 2016 y 2017. Vale recordar que las cámaras y cinemómetros funcionan desde septiembre del año pasado en el corredor Belgrano (3 de Abril, Ferré e Independencia), Maipú y Libertad.
En las arterias que cuentan con el sistema de vigilancia vial, la siniestralidad bajó un promedio de 50, comparando los registros del primer semestre del año pasado con el mismo periodo de 2017. Donde más notorio se hizo el descenso de accidentes fue en Libertad, donde bajó un 60%. Además, en Ferré fue un 53%, Independencia 50%, 3 de Abril 47% y en Maipú 49%.
Los buenos resultados tuvieron en un comienzo, y continúan vigentes, distintos reclamos de conductores que encuentran injusto el mecanismo o denuncian falta de infraestructura vial para que pueda ser aplicado. De esta manera, la falta de sincronización de los semáforos y algunas sendas peatonales sin pintar encabezan el ranking de quejas de los que manejan autos y motos. Además, muchos apuntan a que la señalización LED indica una velocidad superior a la que realmente transita el vehículo.
El Litoral dialogó ayer en la avenida 3 de Abril con algunos conductores, y las expresiones fueron variadas, aunque casi todas apuntan a algunos puntos que el sistema debería mejorar. “A veces vas a 30 o 40 km/h y el cartel dice 60 km/h, o no pasa ningún auto y se prende igual” comentó un automovilista.
Por su parte, otro conductor expresó que si es legal está bien que funcione, pero la verdad yo no veo que haya mejorado el tránsito”. Un taxista, por su parte, opinó que “acá -avenida 3 de Abril- mejoró, pero por Maipú pasando la entrada del Doctor Montaña todo el mundo va a 80 km/h o más”, advirtió.

Ampliación
A partir de la disminución estadística de siniestros y de acuerdo al contrato firmado con la empresa que provee los equipos, la Comuna amplió el sistema de control a fines de junio de este año. A partir de allí, a las avenidas ya vigiladas se le sumó la costanera, además de un nuevo tramo de Maipú entre la Ruta 12 y el ingreso al predio de Santa Catalina.
Si bien de esos tramos no hay disponibles datos certeros, al menos en las primeras jornadas de funcionamiento destacaron desde Tránsito una importante disminución en la velocidad de circulación de las zonas incluidas al mecanismo. 
Lo cierto es que, luego de un inicio algo turbulento, con quejas de los conductores y acusaciones por parte de concejales opositores, las controversias mermaron, aunque los reclamos por infraestructura se mantienen.
Además de los conductores particulares, los remiseros mostraron varias veces su disconformidad este año respecto del funcionamiento de los radares y las complicaciones que genera a la actividad. En este sentido, los trabajadores apuntaron a la falta de señalización de las cámaras e intentaron discutir el tema con la Comuna, aunque finalmente no se dieron más que cruces mediáticos. 
Posibilidades
El acuerdo firmado entre la Comuna y la empresa Anca -proveedora de equipos- prevé la ejecución de un tercer tramo de instalación de cámaras y radares en nuevas zonas de la ciudad. Según adelantaron, las avenidas Cazadores Correntinos y Teniente Ibáñez serían las elegidas para ampliar por segunda vez el sistema, aunque resta esperar definiciones por parte de la nueva gestión que asumirá en diciembre. 
Desde la administración actual anunciaron que ellos no avanzarán en esta etapa, y que será potestad del nuevo intendente definir las acciones que se llevarán a cabo en cuanto a las fotomultas. Asimismo, el nuevo gobierno comunal podrá rediscutir los porcentajes de ganancia de Anca, una de las cuestiones que generó también algunas discusiones cuando comenzó a funcionar el mecanismo en la ciudad.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Barrios

    Tapas del día
    Columnistas