El maltratador sabe que la palabra tiene poder, sabe que no solo puede lastimar a la otra persona a través de un golpe físico sino a través de las palabras. ¿Qué podemos hacer?

Por Bernardo Stamateas
Colaboración Especial 
 
Podemos definir el maltrato verbal como un ataque, una estrategia que el maltratador pondrá en práctica a través de sus palabras, de sus dichos, para controlarnos y mostrar el poder que él tiene sobre nuestra vida. Aunque su manera de reaccionar sea ocasional, necesitamos distinguir si en realidad es producto de una situación casual o si en su mente hay un plan, una estrategia a largo plazo, un objetivo mayor que se ha propuesto cumplir sin que le importe el “daño colateral”, es decir, lo que destruya a su paso. 
El maltratador sabe que la palabra tiene poder. El maltratador te dice que te ama, por eso necesita que cambies y hagas lo que él desea, solo eso está bien. Y como solo él sabe qué es lo mejor y lo correcto, pondrá en acción todas sus manipulaciones para que sigas creyendo que “él sabe y quiere lo mejor para vos, pero que vos no lo sabés”. Sabe que no solo puede lastimar a la otra persona a través de un golpe físico sino a través de las palabras. El hecho es que el golpe físico todos lo ven, pero quiero decirte que el golpe emocional, el que te agrede, ya sea ocasionalmente o frecuentemente, deja moretones emocionales invisibles. 
 
Estar alerta
Frente a un maltratador tenemos que estar en permanente alerta porque el golpe puede llegar en cualquier momento. Al comienzo, suele sonar sincero y tener una sonrisa en la boca, pero es necesario recordar que el conflicto físico empieza siempre por el verbal. Se pega primero con una palabra y luego con las manos. 
El maltrato emocional, el abuso psicológico, la agresión psíquica, la violencia verbal, la tortura mental, la intimidación íntima continua, la manipulación emocional, todas ellas formas de violencia invisible para llevar a cabo lo que se han dispuesto conquistar o tener bajo su dominio. 
 
Personalidades
Hay personalidades que usan el maltrato encubierto como un modo de vida y de subsistencia. Entre estos tipos de personalidad los más frecuentes son: el narcisista, el psicópata y el neurótico.
Un narcisista es una persona que se dice: “Yo soy único y especial, quiero un trato diferente y único”. Para él, por supuesto, los otros no son únicos ni especiales. Esta clase de persona sufre un gran ataque de envidia cada vez que a vos te va bien, padece cada vez que te observa y comprueba que llegaste al objetivo que te habías propuesto alcanzar. 
El psicópata “cosifica” al otro, lo considera un mero objeto descartable. Lo  usará mientras sirva a sus fines, y luego lo descartará sin remordimiento y sin ninguna culpa. 
También podemos encontrarnos con el neurótico, aquel que tratará de manipularnos a través de la culpa. La agresión de esta clase de personas no deja marcas físicas pero sí dejará cicatrices invisibles, moretones afectivos y un gran dolor en la vida de aquellos a quienes se ha propuesto manipular.
Todos estos hechos son de suma importancia. Necesitamos ser claros y darnos cuenta cuándo estamos frente a estos tipos de persona, porque el fenómeno de la violencia encubierta se encuentra en un ascenso increíble. Es cada vez más frecuente que las personas den a conocer rasgos de una personalidad psicópata y narcisista. Es una realidad que visualizamos en todos los ámbitos de la actividad humana en los cuales necesitamos establecer relaciones interpersonales.
El maltrato no es solo lo que oímos sino lo que vemos a través de las conductas. Dicho de otro modo: las relaciones interpersonales sanas para ambas partes tienen que estar fundadas en hechos y no en palabras. Si podés identificar estas conductas en quienes están a tu alrededor, tenés que saber que también podés elegir quién está a tu lado.
 
DESTACADO 
Al comienzo, suele sonar sincero y tener una sonrisa en la boca, pero es necesario recordar que el conflicto físico empieza siempre por el verbal. Se pega primero con una palabra y luego con las manos.
 
EL DATO 
Si tenés alguna inquietud, podés escribir al doctor en Psicología, Bernardo Stamateas, al mail bernardoresponde@gmail.com
 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día