Desde el lunes pasado, en las oficinas del Senasa no se puede pagar en efectivo ni con cheque para la emisión de DT-s. Los productores advierten que el nuevo sistema con pagos electrónicos y tarjetas de crédito y débito puede acarrar demoras  por los problemas de conectividad que hay en el interior.

La implementación del nuevo sistema de pagos en oficinas locales que instrumentó desde el pasado lunes el Senasa, no cayó muy bien en los sectores productivos de la región. Desde la dirigencia rural apuntaron a los problemas de conectividad que existen en el interior y que no permitirían que los pagos electrónicos y con tarjetas se desarrollen normalmente. Sin embargo, desde el organismo informaron que en las dos primeras jornadas del esquema, la emisión de DT-e fue normal.
Desde el pasado lunes 4 de diciembre, las oficinas locales del Senasa no perciben más pagos en efectivo ni con cheque. Sólo se puede pagar con boleta electrónica (en ventanillas del Banco Nación, Rapipagos o Pago Fácil), tarjeta de crédito o débito, y transferencia. Esto despertó algunas críticas desde el campo.
“Nosotros no tenemos ningún problema con que pongan este tipo de reglamentaciones, que buscan transparentar el negocio, pero lo que advertimos son los problemas de conectividad que tenemos en el interior; ahora vamos a tener que imprimir una boleta electrónica, transferir o pagar con tarjetas, y a veces en los pueblos del interior no existen buenas conexiones para hacer eso”, explicó Ángel Gómez, presidente de la Sociedad Rural de General Paz y vice de la Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes.
En este sentido, el ruralista señaló que “los productores están un poco preocupados por esto, porque entendemos que se tomen estas medidas, pero que primero nos brinden las condiciones para poder adecuarnos, que es que las empresas que prestan servicios de conectividad en la zona, lo hagan mejor”.
Asimismo, el productor comentó en que “en su momento nos pasó con Rentas de la provincia y llegamos a un acuerdo de que podíamos pagar de las dos maneras: en efectivo y mediante pago electrónico”, explicó.
El secretario de Agricultura y Ganadería del Ministerio de Producción de la provincia, Manuel García Olano, sostuvo, por su parte, que “seguramente en principio va a traer complicaciones, pero es una medida que hace a la transparencia y formalidad del negocio; cuando salieron los medios electrónicos de pago también pensamos que nos iba a complicar, y hoy la gente está acostumbrada a éstos”.
Chaco
Desde la provincia del Chaco, las entidades nucleadas en la Federación Chaqueña de Sociedades Rurales (Fechasoru) enviaron una nota al Ministerio de Producción de la vecina provincia, donde plantearon su preocupación por la medida.
“El planteo obedece no a la modalidad en sí, sino a los cambios en la forma de implementación. La modificación de la modalidad de pago que se implementará a partir del lunes (pasado) provocará inconvenientes para su cumplimiento, básicamente por la escasa o mala conectividad, en grandes áreas del territorio provincial”, indicaron los ruralistas.
En este sentido, sostuvieron que “esta sola carencia traerá como consecuencia la demora interminable en la ejecución de cada trámite”. Asimismo, señalaron que “como consecuencia de esto la utilización de los sistemas de Rapi Pago, Pago Fácil y el funcionamiento de los Posnet habilitados, serán de funcionamiento acotado”.
Por otro lado, señalaron que “las interminables esperas, de la que todos somos testigos en sucursales del Banco de la Nación Argentina, producirán demoras que en muchos casos podrán provocar la necesidad de perder más de una jornada, para el logro de los trámites”.
En otro orden hacen mención, como uno de los inconvenientes, al “escaso acceso a la bancarización que tienen los productores. Es una realidad por la que se viene trabajando desde hace un buen tiempo, comunicando la necesidad de la bancarización del productor ganadero”.
Y a la vez advirtieron que “no tenemos que olvidar que la distribución de hacienda responde a que más del 72% de las unidades productivas, en la Provincia cuentan con menos de 250 cabezas y que el promedio provincial de stock de hacienda es de 86 cabezas por unidad. Si a esta situación le agregamos las distancias a las delegaciones y centros de logística en la provincia, conforman un marco de limitaciones muy importantes”.


 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día