La vida se compone de pérdidas. El secreto está en asumir que nada ni nadie es eterno. Una persona puede atarse a un coche pero el coche tiene un ciclo de vida útil; incluso la pareja tiene un ciclo, en algún momento habrá una separación o una muerte.

Por Bernardo Stamanteas
Colaboración Especial 

Seguramente en algún momento de tu vida habrás sentido que nada de lo que hacías te salía bien. En algún momento de la vida pareciera que en lugar de ganar perdemos en todo, que todo lo que amamos y queremos se aleja cada vez más. Perdiste el trabajo, tu novia te dejó, un amigo tuyo perdió a su papá que es como el tuyo, tu mamá está grave, te chocaron el auto y no tenías seguro, fuiste al cajero, te asaltaron y te robaron todo el sueldo. Y entonces te preguntás: “¿Qué más me puede pasar, por qué todo me sale mal?”.
Sin embargo, la vida se compone de pérdidas, nada ni nadie es eterno. Una persona puede atarse a un coche pero el coche tiene un ciclo de vida útil; incluso la pareja tiene un ciclo, en algún momento habrá una separación o una muerte. 
Todas las ataduras siempre son esclavizantes. Cuando vivimos atados a algo o a alguien siempre tendremos la angustia y el miedo de perderlo. Esa angustia de perder ese trabajo, esa idea, esa persona, esa pareja, termina transformándose en un dolor muy grande. El hecho es que cuando me apego a las ideas de mi mente, las ideas terminan esclavizándome. 

Tiempos difíciles 
Todos los que vivimos en este mundo conoceremos tiempos difíciles. Pero tenés que saber que ese tiempo pasará, que no naciste para perder aunque la realidad quiera o intente mostrarte lo contrario.
Si en tu mente comenzás a procesar que no saldrás más de este tiempo, así será. Pero si estás seguro de que lo que estás pasando es momentáneo y que esas circunstancias te llevarán a un nuevo nivel de aprendizaje, de crecimiento, saldrás ileso y fortalecido de todas las situaciones que atravieses. Es por eso que necesitamos saber que “todas las cosas se combinan para bien".
Dios no manda una enfermedad, Dios no manda un accidente, Dios no te echa del trabajo.
Esas son cosas que pasan, no porque nosotros somos malos sino debido a una serie de factores. Si sabemos combinarlos con la capacidad que tenemos para sobrepasar cualquier circunstancia podrás resolverlas por difíciles que sean. 

Atravesar y aprender
Todos pasaremos por experiencias amargas, pero hay un capítulo nuevo por escribir que te está esperando, una conexión que te acercará a la solución que estás buscando, una idea que te sacará de la infertilidad y la sequía, siempre habrá un ingrediente que, al combinarlo con esa situación amarga, nos hará salir exitosos de las crisis. Habrá algo que cuando lo mezcles con ese dolor, lo va a transformar en éxito, porque todas las cosas combinadas ayudan a bien a los que saben cuál es el propósito de su vida y decidieron vivirla completamente. 
No todas las cosas son buenas pero todas las cosas juntas, al final ayudan a bien. ¡Cambialas para bien!
Si perdiste ese trabajo, eso te empujará a que salgas a buscar otro que será mucho mejor que te permitirá, por ejemplo, llevar a Disney a tus hijos, o alcanzar ese sueño que tanto anhelabas. 
Si esa novia o novio te dejó y pensaste que el mundo se terminaba, esa situación puede llevarte a tener un encuentro con vos mismo, puedas madurar, crecer y así volver a formar una pareja que te respete, te ame y te valore, y juntos construir algo mucho mejor. 
Que te maltraten no es bueno en absoluto; que te hayan echado no es bueno; que te hayan insultado no sirve en absoluto. Pero un insulto, más un maltrato, más un rechazo te llevan a que hagas un examen interior y después de hacerlo podrás afrontar la vida desde un lugar mucho mejor. 
No dejes de hacer lo que siempre hiciste, porque todo lo vivido es la prueba de que podés superar cualquier circunstancia que aparezca. ¡Y recordá que todas las cosas que has vivido te ayudarán a ser la mejor versión de vos mismo!

EL DATO 
Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com


DESTACADO 
Todos pasaremos por experiencias amargas, pero hay un capítulo nuevo por escribir que te está esperando.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día