El arzobispo de Corrientes dialogó con El Litoral sobre   el recambio de autoridades y los desafíos a tener en cuenta en la Provincia como en el Municipio. Pidió acercamiento al pueblo.

 

El arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, presidió ayer la celebración eucarística en la que siete internos de la Unidad Penal Nº 1 de esta provincia recibieron el sacramento de la confirmación. Antes de la ceremonia religiosa, El Litoral dialogó con el representante de la Iglesia Católica y  expresó lo que espera de los nuevos funcionarios que asumirán el 10 de diciembre y de los que se quedarán en su puesto en el Gobierno.
“Todos deseamos que se profundice el compromiso por el bien común y los intereses de los necesitados de siempre. Ojalá que sean políticos con una fuerte incidencia en lo social y con una mirada privilegiada hacia los más pobres”, dijo el arzobispo a este medio gráfico.
En este sentido, comentó que en la reunión que tuvo con los funcionarios salientes y entrantes, tanto de la Provincia como de la Municipalidad, transmitió este mensaje. Cabe recordar que el sacerdote en varias oportunidades habló de seguridad (caso Maxi Aquino), trata de personas, drogas y pobreza, entre otros problemas de la provincia. 
“Respecto a la reunión con el intendente Fabián Ríos y la viceintendenta Any Pereira, el diálogo se encuadró justamente en este mensaje. Además, agradecí la gestión que hicieron y los felicité por su trabajo”, contó monseñor a El Litoral. 
En relación al cambio de mandatos de este domingo, dijo: “Lo primero que tenemos que hacer es dar gracias a Dios porque tuvimos  una sucesión de períodos democráticos; por otra parte, también ahora, como en los momentos de sucesión anteriores, y creo que esta fue una característica de este momento, hay una sucesión en paz”.
“Me parece que cada período mejoró, el cambio de gobierno en paz indica madurez en el sector político, de las personas que tienen una función pública, tanto en la Provincia como en la Municipalidad. Esto es algo positivo”, agregó el sacerdote. 
Entre los últimos conceptos que dejó el arzobispo se puede destacar el que dio en la Jornada Mundial de los Pobres dos semanas atrás: “La pobreza nos desafía todos los días con sus muchas caras de dolor, marginación, opresión, violencia, tortura y encarcelamiento”. Tras la lectura, el padre señaló: “Muchas de esas caras pueden ser identificadas en nuestra comunidad arquidiocesana y, en general, en la sociedad correntina. Aun con los grandes esfuerzos que realizan los diversos organismos para socorrer las necesidades de los más desprotegidos, las llagas de nuestra sociedad están a la vista de todos, para lo cual deberíamos hacer mucho más de lo que estamos haciendo”.
El 8 de octubre, cuando se elegía gobernador, monseñor sostuvo que “los candidatos deben saber que los votamos para que administren bien y para eso es necesario que se reglamente la ley de transparencia pública”.
Además, remarcó que en la agenda de los candidatos “la pobreza y la educación es lo que menos aparece, y deberían aparecer más”. 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Tradición & Religión

    Tapas del día