En Palpalá, el Albo mejoró su producción pero volvió a fracasar en ambas áreas y Altos Hornos Zapla se lo hizo pagar llevándose los tres puntos en juego. “Acá los muchachos saben que estamos ligando todas en contra”,  alertó el director técnico luego del penúltimo partido del año.
 

Diego Acevedo
deportes@ellitoral.com.ar

Palpalá, Jujuy. Enviado especial

Una nueva caída en la ruta para Mandiyú, la cuarta consecutiva de un equipo que va a cerrar el año sin poder ganar fuera de Corrientes. El escenario de cara a la última fecha de la fase de grupos y a la etapa de reválida es complicado, lo sabe su entrenador Pablo Suárez, quien entiende que para lograr el cometido de mantener la categoría en el torneo Federal A es necesario mejorar la propia producción pero también achicar el margen de error.
“Hoy se puso mucha actitud, pero lamentablemente cuando nos llegaron nos lastimaron”, explicó el director técnico tras la derrota de 2 a 1 en Palpalá.
El Albo estaba cumpliendo un buen primer tiempo, hasta que en una de las últimas acciones Walter Cuevas estampó el 1 a 0 de Altos Hornos Zapla, resultado con que fueron al entretiempo en la noche jujeña del miércoles.
El delantero cerró una contra del local, aprovechándose de una estática defensa correntina. “No sé qué pasó ahí en la jugada, lamentablemente hubo algunas dudas para sacar la pelota. Hay que sacar todo lo que está dando vueltas por ahí porque no venimos ligando seguido”, se quejó el entrenador.
“Estábamos aguantando bien y terminando tranquilo el primer tiempo cuando nos hacen el gol”, recordó e insistió en que “hay que seguir trabajando, de los errores se aprende”.
Mandiyú había comenzado el partido con un sistema 4-4-2 (con cuatro centrales en la defensa) y, luego del primer gol, Suárez mandó a la cancha al enlace Germán Mayenfisch (por Alejandro Pajurek) para pasar a un dibujo 4-3-1-2. Pero luego del entretiempo Zapla volvió a estampar un nuevo gol, esta vez mediante una letal volea del delantero colombiano Rubén Robledo Correa.
Recién después del descuento de Rafael Blasco, de cabeza, el Albo mejoró su producción, recuperando parte del vigor que supo mostrar en el arranque; aunque su juego se diluyó en los metros finales y no le alcanzó para empatar. En un cierre abierto, con opciones para ambos equipos, al cordobés Ariel Reinero le quedó la última chance pero fracasó en el tiro del final y Mandiyú regresó a Corrientes nuevamente con las manos vacías.  
“Acá los muchachos saben que estamos ligando todas en contra, que al primer error nos hacen goles”, alertó Suárez. “Es un momento difícil donde hay que levantar al equipo psicológicamente, están un poquito caídos, sabemos que los errores cuestan goles”, remarcó.
Luego recordó que “nosotros estamos para mantener la categoría, no para salir campeón, y para cumplir ese objetivo nos queda tiempo todavía, y todos saben dónde estábamos antes y dónde nos metimos, cómo estaba Mandiyú”.
De cara al cierre de la primera fase, que se producirá el domingo cuando el Albo reciba al puntero Sarmiento de Resistencia, y anticipándose a la futura etapa de reválida, el entrenador anticipó que “en el receso vamos a buscar dos delanteros, necesito goles”.
Mandiyú junto a Guaraní Antonio Franco, marcha en el último lugar de la zona 4, con 12 puntos cada uno. El Albo es el equipo menos ganador del grupo, apenas dos triunfos sobre 17 partidos disputados hasta aquí, y cerró su fixture como visitante sin poder llevarse un triunfo para Corrientes. Al margen de estos delicados números, Suárez rescató que se siente respaldado en su cargo, entendiendo que todo se resolverá “en la reválida”.
“El domingo es el último partido del año y queremos cerrar con un triunfo. Como siempre, yo digo que me siento firme en el club, pero queda a criterio de la dirigencia”, concluyó.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + El Deportivo

    Tapas del día