Jugarán desde las 15:45 en el estadio Santiago Bernabéu. El local llega como líder de la Liga, tres puntos por encima de los catalanes, con un partido menos y fortalecido tras clasificar a semis de la Champions. La visita deberá apelar al orgullo para seguir en la disputa del título.

No hay vuelta atrás para el Barcelona ni para Lionel Messi. El equipo catalán y su principal hombre jugarán sin margen de error -y sin Neymar-esta tarde cuando visiten al Real Madrid en el clásico de la liga española, que lidera el equipo blanco con tres puntos de ventaja a falta de seis fechas para el final del campeonato.

Ilusionados con la posibilidad de ganar el torneo por primera vez desde 2012 y segunda en nueve campañas, los madridistas miran por encima del hombro al Barça en el inicio de la 33ra fecha, reconfortados además por el margen del partido pendiente que deben disputar contra el Celta de Vigo, ya con fecha programada: el 17 de mayo.

Messi y Cristiano Ronaldo ofrecerán el 27° capítulo de su particular y aparentemente eterno duelo goleador defendiendo a sus respectivos clubes, aunque el argentino, que ostenta el récord en clásicos con 21 goles por 16 del portugués, no le marca un gol al Madrid desde 2014.

Cristiano, autor de cinco tantos al Bayern Munich en la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones, que los blancos resolvieron a su favor el martes, parece llegar pletórico a la cita, más descansado que en temporadas anteriores, administradas sus fuerzas con celo por el timonel, Zinedine Zidane. "Física y mentalmente está preparado para hacer un gran partido, y posiblemente lo demuestre mañana. La energía que transmite al grupo es impresionante", valoró el DT.

Recién eliminado de la Champions por la Juventus, Messi sabe que una majestuosa actuación en el clásico es la última opción que le queda para reclamar el próximo trofeo al Balón de Oro, que amenaza con llevarse Cristiano por segunda edición consecutiva, lo que le igualaría a cinco con La Pulga.

El rosarino, actual máximo goleador con 29 tantos y a solo un doblete de celebrar 500 goles oficiales con el Barsa, no podrá contar esta vez con la ayuda de Neymar, sancionado con tres partidos tras ser expulsado en la derrota contra el Málaga por la 31° fecha. "Neymar es uno de los tres mejores jugadores del mundo, pero ya hemos demostrado que podemos ganar sin él", señaló el mediocampista azulgrana, Ivan Rakitic. "Con todo el respeto, lo más importante no es como están ellos. A hambre de victorias e ilusión no nos gana nadie".

Los inoportunos resbalones del Barça han marcado el transcurrir del campeonato, pues el equipo se ha mostrado hasta la fecha incapaz de sostener un alto rendimiento, en especial tras los contados tropiezos del líder, aunque ello no haya causado mella en la moral del técnico, Luis Enrique. "Para nosotros es una final. No nos sirve otro resultado que no sea la victoria. Es un estímulo maravilloso. No hay escenario mejor para un culé que hacer un gran partido en el (estadio) Santiago Bernabéu", soltó Luis Enrique. "Mis jugadores están listos para levantarse una y mil veces".

Luis Suárez, quien sigue a Messi con 23 tantos en el torneo doméstico, acompañara a Messi en punta de ataque, mientras que Alcácer ejercerá las funciones de Neymar junto al uruguayo y el argentino, aunque el DT sopesa incluso la posibilidad de reforzar el centro del campo con cinco hombres.

El Madrid, en cambio, podría alinear de entrada a la BBC que forman Cristiano, Karim Benzema y Gareth Bale, aparentemente recuperado de sus enésimas molestias musculares. A

"Es un enfrentamiento directo y llegamos en un buen momento. Ganamos el último partido de liga con la ayuda de los compañeros que no estaban jugando mucho y han dado la cara. Estamos muy unidos y vamos hacia adelante", señaló Marcelo.

De caer de nuevo, las esperanzas del Barça, al que le quedaría la posibilidad de ganar la Copa del Rey en la final del 27 de mayo ante el modesto Alavés, caerían bajo mínimos. Y aún ganando, los azulgranas deben afrontar un calendario complicado con la llegada del último, Osasuna, el miércoles, el clásico ciudadano del próximo sábado en cancha del Espanyol, y la visita del actual quinto clasificado, Villarreal, a la siguiente fecha.

Cierto que los barcelonistas tienen menos frentes abiertos, pues el Madrid quedó emparejado con el también vecino Atlético de Madrid en las semifinales de la Champions, con el primer cruce programado para el 2 de mayo en el Bernabéu.

Pero al perseguidor, cada vez más exigido tras anunciar Luis Enrique su adiós al final de la temporada, le vale un solo resultado en la lucha por conquistar la liga: ganar en el coloso blanco e igualar, ni que sea de forma momentánea, al Madrid en la punta. Le queda también, pese a todo, un consuelo al Barsa. Cuenta con Messi. Y con La Pulga, todo es posible.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Deportes

    Tapas del día
    Columnistas