0
Comentar
21-06-2012 04:00hs
POR MONI MUNILLA
“Los olvidos de Malvinas” en tiempo presente, con las voces del pasado
-
DECLAMACION. De Alida Pomares de Romero Delfino, evocando a las Malvinas.
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Este libro se presentó el martes por la noche en El Mariscal. “Es condición de los poetas ser honestos”, dijo Juan Carlos Jensen.

EMOTIVO ACTO DE POESIA Y EVOCACION
En un emotivo acto celebrado el martes por la noche, Gustavo Monteleone presentó su libro “Los olvidos de Malvinas”, breve y profundo repaso por su vida de antes y de ahora, evocando su participación en el Teatro de Operaciones durante la guerra de 1982, cuando era un joven lleno de sueños que el destino convirtió en la poesía de su vida.
Hablar de Malvinas en tiempo presente, significa invariablemente mirar hacia el pasado, porque allí quedaron los nombres, quedaron los hombres y quedaron también las familias de una patria argentina que supo acompañar a sus hijos.
Ante amigos y familia, Gustavo mostró su poesía y su prosa en los altos del café El Mariscal. Muchos fueron los que se acercaron a escuchar su voz interior y hasta se animaron a comentar la obra, respondiendo al vínculo de la amistad. Entre ellos, Miguel Ángel Lombardo, Salvador Miqueri y el poeta Juan Carlos Yensen, con lo cual la representación de Mburucuyá estuvo cubierta.
En la recepción del primer piso, una bella señorita obsequiaba cintas celestes y blancas en vísperas del Día de la Bandera.
Lombardo ofició además de presentador y así fue que cedió el micrófono a Alida Pomares de Romero Delfino, que declamó la palabra profunda de aquel chico que ahora hombre, balbuceaba sus versos mientras la miraba emocionado. En el bandoneón, el músico Ricardo Scó-fano, invitado en nombre de esa amistad, la compañó mientras recitaba “Verde de celda”, “Soledad” y “Anatocismo”.
Mucho frío pasó en estos 30 años de la gesta de Malvinas. un frío de dolor y de olvido. “La locura es una espina”, como dice Gustavo en su prosa “Gorriones”, donde recuenta los datos extraoficiales  de  “entre 350 y 454 excombatientes argentinos y 254 excombatientes ingleses se suicidaron después del conflicto Malvinas”.
“Esta es una soberanía perentoria porque creo que las Islas van a volver a ser nuestras. La razón de la fuerza no es la fuerza de la razón; debe prevalecer la razón de la razón que debe surgir por el peso de la historia y de las circunstancias”, señaló Sal-vador Miqueri.
“Fue una feliz idea la de publicar este libro”, se dirigió al autor.
Juan Carlos Jensen recitó “Las Marías”, “2 de Abril” y se despidió con “Che manduá” de su autoría.

La importancia de su presencia
Gustavo Monteleone estuvo acompañado por sus padres, hermano, esposa e hijos. Agradeció la presencia de sus compañeros combatientes. “Es importante que ellos estén. Si tiene una virtud el libro, es su honestidad, las cosas se fueron acumulando solas, Griselda me convino a publicarlas y los amigos”, expresó.
“Todo está escrito desde el corazón y algunas cosas están escritas con sangre. Se puede notar la diferencia de la bronca entre ambos tiempos”, dijo al mencionar que el libro divide su poesía en-tre el sentimiento de un mchachito de 20 años y este hombre maduro que a los 50 reconoce su piel debajo de un uniforme demasiado grande.
“En aquel tiempo aprendí que era la Patria al conocer a mis compañeros de Infan-tería que llegaron de For-mosa, con poca formación académica, pero con tanta cosa maravillosa adentro.
Aprendí lo que es la solidaridad de unos y otros, cosas que marcan en el sentido de decir que uno no sabe nada, solo aportar lo de todos los días y que así también se contruye la Patria y las cosas que importan.
El tema Malvinas se fue olvidando en estos años y el recuerdo sobrevivió en las escuelas y no es un recuerdo cualquiera sino uno fuerte y comprometido”.
Mirando a sus padres, contó, “mamá vino con un montón de recortes de diarios cuando se enteró que iba a editar el libro, las madres guardan las cosas importantes. El dibujo de tapa fue hecho por mis hijos, tengo la humilde esperanza que este libro, que ahora es un aporte más, un día pierda sentido, que las islas sean nuestras y que los excombatientes sean reconocidos co-mo personas, por lo que dieron y por lo que dan”, pidió emocionado.
Con el saludo de los invitados, la firma de ejemplares y el agasajo ante una mesa bien servida, culminó la noche, más no el recuerdo, que se está macerando en nuevos versos.
    Moni Munilla

¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Cultura
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        CHARLA A AGENDA ABIERTA CON MONSEÑOR CASTAGNA, A DIEZ AÑOS DE LA REALIZACION DEL CONGRESO EUCARISTICO NACIONAL
        CHARLA A AGENDA ABIERTA CON MONSEÑOR CASTAGNA, A DIEZ AÑOS DE LA REALIZACION DEL CONGRESO EUCARISTICO NACIONAL
         
         
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI