0
Comentar
22-07-2012 04:00hs
POR CARLOS GELMI
Además de los “okupas”, las dudas sobrevuelan el Pirayuí
-
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Terminó el tiempo del receso y la indiferencia. El retorno a la rutina debe habilitar  una etapa de profundo y sereno análisis y urgentes decisiones para disipar las dudas y sospechas que rodean el grave problema que tiene como epicentro el Pirayuí pero que ya se extiende por otros barrios. ¿Qué hacen los extraños? ¿Aparecerán los ausentes?

HOY CONCLUYE EL RECESO
Pasaron las dos semanas del receso invernal. Como ocurre siempre, lo mismo que en los recreos de la primaria, no hicimos nada de lo que nos habíamos propuesto hacer para actualizar nuestra atrasada agenda. Todo lo dejamos para mañana, ya habrá tiempo, y así nos encontramos hoy con la mochila más abultada que nunca repleta de responsabilidades y sin saber por donde empezar, como chico  en su regreso al colegio. Hubo de todo.  Las celebraciones del Día de la Independencia y las festividades en honor de la Virgen de Itatí, ya inscriptas en el calendario anual correntino como tradiciones, a las que se sumó la espectacular novedad de la Feria del Libro, un punto a favor del intendente capitalino en la cotidiana puja hacia el 2013 con el gobernador Ricardo Colombi. 
Para no perder la mala costumbre, las tragedias viales vistieron de rojo-sangre las páginas policiales poniendo de resalto una vez más la imperiosa necesidad de actuar con absoluta severidad, aplicando la ley en plenitud sin contemplaciones de ninguna especie, contra la irresponsabilidad que sigue asolando nuestras rutas.
Aquello de que primero  hay que prevenir tiene razón hasta cierto punto, pero la paciencia y la tolerancia tienen límites razonables.
 Basta de lágrimas
En medio de ese dolor que colapsa hospitales, destroza familias, esteriliza esfuerzos materiales y humanos de toda índole, esta el problema social que no es nuevo, que esraba agazapado, a la vista de todos, pronto a saltar a la luz, amoarado en la impunidad de la falta de decisión de quienes tienen la manija.
Pasaron los días y muy pocos vieron sus manos, pestañearon asombrados y reconocieron la gravedad del problema. La gran mayoría siguió indiferente, mirando desde lejos desde lo alto de la tribuna., esperando que se termine el receso. 
No hay apuro. Mañana habrá tiempo para preocuparse, caramba...

***

A medida que transcurrían las horas sin cumplirse las apocalípticas predicciones de algunos agoreros del terror, quienes debían estar en el Pirayuí no  aparecían. En cambio, empezaron a merodear por allí personajes no tan desconocidas con extrañas propuestas sin prioridad en la problemática de gente desesperada por conseguir un techo (según el reclamo original). Una sala de primeros auxilios aparece como necesaria pero  no una especie de carpa ampulosamente llamada aula universitaria pretendiendo funcionar en medio del caos mediante la apoyatura llegada desde el "exterior", con el soporte logístico de vehículos, gente y pertrechos, no parecen oportunas ni adecuadas en situaciones como las que viven los okupas.
* ¿Estamos ante un hecho real, una parodia, una farsa, un sainete montado vaya a saber por quién?
* Alguien clamaba alimentos para sus niños...
* Un hombre que confesó tener vivienda propia, reputaba el dominio de un lote en el Pirayuí para instalar un vivero (¿?).
* ¿Quiénes son los propietarios? ¿Hay un operativo inmobiliario de por medio?
* Muchos pedian la expropiación de los terrenos a través de una ley que reclamaban a los legisladores, pero éstos -salvo unos pocos enarbolando promesas, no aparecían. ¿Estaban peregrinando?
No estaban rumbo a Itatí, ni en la Feria del Libro. Estaban esperando que concluya el receso invernal...

 ***

Mientras tanto, lamentablemente. Se cumplían lenta e inexorablemente los anticipos que hicimos  el domingo anterior. Sin ser videntes ni tener la bola de cristal, solo mirando recortes viejos y a la luz de la experiencia de lo que nos ocurre desde siempre con el viejo problema de la vivienda, esto es permanente, nadie hace nada efectivo para solucionar las cosas, y el problema se expande peligrosamente. Empezó en el Pirayuí y en estos momentos hay tres o cuatro asentamientos en distintos puntos de la ciudad que crecen vertigisamente. Mañana se unirán formando una cadena y  que encerrará. La ciudad como una muralla china. 
Y entonces no será una anécdota. y será tarde para lágrimas.

***

* ¿Cuál será el criterio que se aplica al enfocar este problema de los sin techo y, de los okupas, que son dos situaciones muy diferentes?. ¿Será derrochar dinero la construcción de viviendas económicas, con criterio racional, sin partidización, a la luz de planes aprobados por ley que obliguen a los gobiernos a darles continuidad en el tiempo, sin pausa alguna?
* Construir viviendas, ¿es un gasto o una inversión? Parece una obviedad o una verdad de Perogrullo, pero en esa receta tan simple está el certificado de defunción de viejo problema del déficit habitacional. Chau okupas.
* Mañana, la ciudad recobrará su ritmo, Las escuelas, los bancos, la administración pública, la legislatura, etc. volverán al trabajo (es una forma decir, porque siempre hay excepciones). El tránsito se enloquecerá más que nunca sorteando las obras que la Comuna realiza por todos lados y la gente agotará el diccionario  de las malas  palabras recordando a los familiares de los funcionarios responsables del disloque de los itinerarios de los colectivos. Los okupas seguirán o cuándo, habrá muchos preocupados, y todo seguirá como antes.
¿O estamos necesitando que venga otro Castells a que nos enseñe cómo se manejan estas situaciones?

contacto@carlosgelmi.com.ar

¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Opinión
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        ROBERTO CAPARA
        ROBERTO CAPARA