0
Comentar
01-08-2012 04:00hs
POR CARLOS GELMI
Para agosto caña con ruda: un intento para espantar pálidas
-
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Hace bastante tiempo ya, escribía una breve columna titulada “Al mal tiempo...buena cara”  en la que casi diariamente trataba de cerrar cada edición con un comentario casi intrascendente pero cargado de humor y optimismo, en un vano intento de suavizar el amargo sabor que nos había dejado la lectura de las páginas anteriores.
Eran tiempos en los que no costaba mucho encontrar material para ello y cuando el motivo escaseaba, el ánimo estaba predispuesto a la luminosidad contagiante,  capaz de hacernos inventar  una  situación portadora del virus de una sonrisa, que es la enfermedad más saludable que podemos padecer.
Para el mal tiempo, teníamos siempre dispuesta una buena cara, fundada en la fortaleza de juveniles músculos faciales que todavía no habían sufrido el proceso de la insensibilidad de las arrugas por el transcurrir de lo años. Los malos tiempos siguen tanto o más que antes, pero la capacidad de anteponerles buena cara, es más difícil. Cuesta más abrir las puertas y ventanas cuando soplan los vientos, pero de cualquier manera hay que seguir haciéndolo  antes de que nos convirtamos en una hoja volando sin destino...
Apenas han pasado 7 días de cuando mi amigo el remisero  (que no es Rolando Rivas, el taxista) me dio una lección de clarividencia: se vienen los aumentos; desaparecen las monedas: se extingue nuestro signo monetario que alguna vez fue orgulloso símbolo de nuestra soberanía económica: vienen nuevas emisiones que cada vez duran menos. Aumentan los precios. Aumentan y se devalúan los salarios...
Vivir es muy duro... sonreír es cosa seria
Claro Estamos por enfrentar otro Agosto. Y Ud. ya sabe, jefe. Agosto no es recomendable para nadie. Ni en materia de salud, ni en economía. Sería mejor borrarlo del almanaque...
“La cosa no es tan simple como parece ¿Cuántas veces dijo este invierno no pasamos? A duras penas, pero los pasamos. No se queje tanto: hoy es 1 de agosto. ¿Qué le parece si pasamos por lo del Gordo Colombo y nos despachamos unos tragos de caña con ruda?...
Yo no creo en esas cosas...
Vamos...sus buenos traguitos se habrá mandado ya... Lo que no le gusta a Ud. es la ruda...
(¿Le gustará el “champein”, como a los descerebrados hermanitos Caniggia?... La duda: ¿quiénes son los descerebrados? ¿Ellos, que cobran por hacer nada o nosotros, que pagamos para aplaudir sin saber por qué?) Estos sí que son una plaga digna de agosto...

***

La cuestión de los precios en constante aumento sigue inexorable su marcha y el remisero, mi amigo (para charlar, pero no al momento de cobrar) ya empezó a darse chapa de experto en economía (lo que no es mucho decir, si lo comparamos con los actuales)
“Una sola cosa no previ. Porque eso no entra en la cabeza del burro más burro de los peronistas: ofender la memoria de Evita. Más todavía, que hasta el momento no haya habido el correctivo correspondiente ¿Adónde mandar al  funcionario responsable del error de truchar los billetes de 100?
El hombre, el remisero amigo, también tiene sus principios aparte de sus convicciones políticas, y como se acostumbra en estos tiempos, siempre está dispuesto a tratar de conciliar ambas cosas:
Cuando me enteré de toda esta historia salí desesperado a la calle tratando de conseguir algunos billetes de 100 con el rostro de Evita...pero fue imposible. No había uno ni para muestra...
¿Para qué lo quería si ni los cajeros automáticos los aceptaban?
Para hacer negocio, hombre ¿Sabe Ud. cuánto valdrán estos billetes como elementos de colección?
Pero, ¿no tiene miedo de que lo acusen de traidor a la causa, y saboteador del modelo?
¿Cree Ud. que alguien puede tirar la primera piedra? Si aparece alguno, que venga: lo invito  a tomar caña con ruda en la agencia del Gordo Colombo.

***
Desde hoy, el primero de agosto incorpora a su clásico menú de plagas, una nueva especialidad: aumentan las tarifas de los remises (y hay cuadros tarifarios paralelos en circulación).  Eso sí; el servicio viene con atractivos especiales, como la aparición  de unidades truchas que te pueden hacer conocer el asentamiento del Pirayuí, protagonizar un asaltito o ser testigo en vivo y en directo de una trifulca en la Terminal, sin necesidad de caña ni de ruda. De puros guapos y de total descontrol no más.
Qué bromista llega este Agosto, ¿no?

contacto@carlosgelmi.com.ar
¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Opinión
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        POR ROBERTO CAPARA
        POR ROBERTO CAPARA