Los roedores habrían causado filtraciones internas que derivaron en la pérdida de materiales y la suspensión de clases en el Jardín de Infantes Nº18. Los chicos fueron trasladados a la primaria contigua, en el barrio Juan de Vera, hasta que se solucionen los problemas edilicios, obras que están en ejecución.

El regreso de a clases de los chicos del Jardín de Infantes  Nº18 “Topo Gigio”,  del barrio Juan de Vera, requirió de una mudanza por problemas edilicios. Al parecer, una invasión de ratas y filtraciones internas fueron las causantes de esta situación.
Tras el receso invernal, la comunidad educativa se encontró con algunas de las salas inundadas, según contó por radio la directora de la institución, Palmira Pucciariello. Esto fue a causa de filtraciones internas, producto de pérdidas existentes en las cañerías, por esta razón es que el establecimiento además se quedó sin agua potable.
La directora dijo a radio Sudamericana que “las ratas se comieron los caños y hay pérdida de agua por todos lados”. La invasión de roedores y agua obligó, en un principio, a la suspensión de las clases, y luego al traslado a la Escuela Primaria Nº290, ubicada en el mismo predio.
La docente además explicó que se dio aviso a Sanidad Ambiental, ya que se realizaron varios intentos de arreglo de las cañerías. No obstante, las pérdidas continuaban. Desde el organismo detectaron que también se alojaban murciélagos en el lugar. Según expresó la autoridad educativa, esta vez a radio Dos, se efectuó una fumigación el pasado sábado. Ayer se ejecutaron los últimos arreglos, la bomba de agua fue reparada y el cuerpo docente está a la espera de la habilitación de las seis salitas que funcionan en el edificio.
“Hay desprendimiento de cieloraso en todas las salitas. Hasta ahora no podemos habilitarlas. Necesitamos efectuar una limpieza general después de la fumigación. Por ahora, la escuela vecina, la Nº290, nos prestó un espacio”, destacó Pucciariello. No obstante, la directora insistió en que las pérdidas fueron totales porque las filtraciones afectaron el área de la dirección, donde se guardaba material bibliográfico.
El Jardín “Topo Gigio” alberga a 150 niños distribuidos en sus dos turnos. Cuenta con seis salitas y está lindante a la Comisaría 12º y Escuela Nº290. Allí los chicos cuentan con el servicio de comedor, ya que la mayoría son de escasos recursos.
Este no fue el único establecimiento con inconvenientes con el agua potable. En la Escuela Regional, el pasado miércoles, suspendieron las clases por la falta del vital suministro. Es que el martes, se averió el sistema automático de recarga de uno de los motores y se rompió un caño. A la institución asisten más de 1.500 estudiantes. Ese caño afectado, según explicó la rectora del establecimiento, Adriana Covalova se conecta con la pista de atletismo, lo que ocasionó algunos inconvenientes durante el martes. Por este motivo se permitió la salida de los alumnos ya que la falla afectó el suministro de agua.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Educación

    Tapas del día
    Suplementos