0
Comentar
11-08-2012 04:00hs
POR MONI MUNILLA
Pimpi Smith: “El detalle es la cartera y mis diseños únicos”
-
DISEÑOS. Las carteras de Pimpi se conocen en el mundo. Susana Giménez tiene una con los colores con la bandera argentina.
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Como en la canción del “Arroz con leche”, pero sin saber coser y bordar, abrió las puertas a un emprendimiento que hoy es exclusivo. Lleva diseñadas más de 1.300 carteras y hasta Susana Giménez destacó su estilo. “Nada como llegar a casa y perderme en mi taller”, dice.

Siempre me gustó dibujar, desde chiquita era muy creativa. Papá decía que me iba a dedicar a pintar papeles. Me encantaba ver a mamá cosiendo, pero en realidad no pasaba del gusto. Me sentía totalmente inútil para ese tipo de labores”, dice Pimpi Smith, correntina, mamá de cuatro hijos y dueña de la marca de carteras que lleva su nombre y ya se conoce en las mejores ferias de diseño.
“De los garabatos en los cuadernos pasé a las caricaturas de los profesores en el colegio secundario, era mala alumna, pero dibujaba muy bien, así que además de estudiar Comunicación Social (me faltaban dos materias para recibirme cuando abandoné), ingresé al taller El Paraíso, de Miguel Niella y Tachín Gamarra.
Lo primero que me atrajo fue un proyecto de diseños de platos, lejos de los convencionales y cerca de mi producción que imaginaba con grandes flores, muchos colores. Aunque no llegué a concretar, fue un estímulo interior que pocos años después me abrió los ojos a esta actividad. ¡Cuando cumplí 40 años me vino una rebeldía!”, cuenta sin ruborizarse, fresca y tan natural, como si confesarlo le hiciera muy bien. “A mi abuela Angela le encantaban las carteras y a su muerte, vine a vivir a la casa que fue suya para hacerme cargo de unas refacciones. Las carteras, muy onda ‘50, estaban allí, en el ropero de puertas con espejos biselados, forradas en finos linos, en seda natural, en raso, con sus cierres de broche. Tomé un monedero verde y lo desarmé para investigar cómo se hacía”, recuerda.
Al momento, Pimpi Smith lleva diseñadas más de 1.300 carteras, todas exclusivas y solo una se ha repetido 10 veces por la alta demanda de compra, pero en distintos puntos del país. “Y mirá que les digo que no es la única, pero no, esa con plumas tiene un encanto especial”, sonríe.
Un viaje a Nueva York, el paseo hurgando en las vidrieras de las marcas más prestigiosas y en las ferias, tantas carteras bordadas y más estímulo para no dejar pasar el tiempo, con sus hijos ya grandes y el sueño de su nombre estampado en una etiqueta.
“Yo no sabía nada, cosía mal, bordaba mal, me frustraba porque soy muy perfeccionista, fue una sorpresa cuando me dijeron que lo mío valía la pena. “Creelo porque es bueno, remarcó el dueño de un local” en Ayacucho y Quintana en Buenos Aires. Tenía 22 carteras cuando viajé para mostrarlas a sugerencia de mi hermana, pero me pasan una revista en el avión y leo sobre la feria “Ayudar está de moda”. Al llegar hablo con Juan Rossi, el organizador, y un comité curador considera bueno el producto y me da un stand. De las 22 vendí 16. Las voy a vender como creo que deben valer, me propuse”.
Pimpi, que se llama Claudia, comparte una anécdota de aquellos primeros pasos. “Había una cartera rosa con lentejuelas, era muy linda pero tenía un terrible defecto. Si metías la mano, no la podías sacar, la puse bien arriba en el estante, solo de vista, pero un chico se empecinó en comprarla para su madre pese a mi advertencia”.
“Me gusta pensar que una cartera hace al detalle de la persona. Podés estar de jean, remera básica, unos buenos tacos y la cartera, no falta nada más. La tendencia es más libre ahora, ya no debe hacer juego la cartera con los zapatos, aunque yo nunca respeté esa moda.
Conseguí formar un equipo de cinco personas, el diseño de molde y el corte lo hago yo, luego va a la bordadora y vuelve a mí para el toque final”, continúa. 
La diseñadora acaba de presentar la colección “Alma guaraní”, inspirada en leyendas de la región.
En el 2006 viajó a Milán a la feria “Puro diseño”, vende a Uruguay, Paraguay, Chile, Colombia, España, Milán y Nueva York. “La gente comenzó a reparar en mis carteras en el 2002, cuando Susana Giménez festejó tanto una con los colores de la bandera argentina”.
Después de su trabajo (es directora de programación de Canal 13 de Corrientes, hace 30 años), cuenta que “no hay nada como llegar a casa e ir al taller que está al fondo. Pongo música en la radio, levanto la vista y veo los colores de las piedras y las lentejuelas. Cada uno busca su momento, aunque a veces no se entienda. El mío está hecho de esa soledad donde juego a dibujar mi mundo”.

mmunilla@ellitoral.com.ar
 
¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Cultura
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        ROBERTO CAPARA
        ROBERTO CAPARA