0
Comentar
12-08-2012 04:00hs
POR CARLOS GELMI
El sentido común impone la conciliación obligatoria
-
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Gracias, Sebastián Crismanich. En silencio, con la humildad de los grandes, le dijiste al mundo de tu condición dorada. Una medalla para el País y una excusa para que nosotros podamos comenzar este comentario semanal con una buena noticia y no con las pálidas de siempre. Por encima de todo el despliegue publicitario que precedió a otros, Crismanich llegó sobre la hora, gritó fuerte "soy correntino" y el mundo, asombrado, entendió que existimos. Desde ahora, desde vos, miles de niños estarán soñando con imitarte. Gracias por ellos.
FRENTE A FRENTE +  MANO A MANO

La mano venía complicada, pero tranquila. Muchos dimes y diretes pero nada concreto  El Pirayuí pasó a ser de un olvidado sector  donde abundan los terrenos baldíos con dueños avalados por los papeles, a parcelas con  muchos postulantes a propietarios, por imperio de la fuerza y las necesidades urgentes.

Un problemón aquí y en cualquier parte pero, que de haber sido manejado con la rapidez requerida y atacado desde todos los frentes, no hubiese pasado a mayores. Pero entre los múltiples personajes que empezaron a desfilar entre los improvisados toldos -nativos y foráneos se coló un indeseable Antón Pirulero, que hace que cada uno atienda su juego, es decir, que enfoque  mezquinamente el problema desde el punto de vista de sus intereses, sin importarle la suerte del vecino.

Ahí, la Política metió la cola. Ya nadie mira el problema de fondo (falta de viviendas); los censos que se hicieron variaron como si estuviesen hechos por el Indec; la calidad de los okupas dependía de la lupa utilizada.
El centro del escenario pasó a estar ocupado por la Política. 

Y todas las miras enfocan al 2013.
No estaría mal que se hicieran las dos cosas a la vez, siempre que se guardaran las formas de convivencia mantenidas hasta el momento.Pero a alguien se le escapó la tortuga de la sensatez, y las aguas se enturbiaron en una especie de sainete tan previsible de final prefabricado como el "nuevo romance" de Tinelli. Lo único que interesa es lograr rating, es decir, captar adherentes, aunque sean circunstanciales. Sólo vale el 2013...

En vez de perder tiempo haciendo de jueces del otro, hay que reconocer que cada uno a su tiempo hizo un poco en materia de viviendas pero fue más lo que se dejó de hacer, y entonces el déficit
se fue acumulando hasta nuestros días. Hoy el problema no es exclusividad de nadie, sino obligación de todos, pero actuando en conjunto. Si uno hace algo y el otro rompe para empezar de nuevo, no avanzamos, Retrocedemos.

Estamos en punto muerto y por más que apretemos el acelerador, seguimos estancados. Alguna pieza no funciona coordinadamente con las demás, hay palos en la rueda, falta que todos empujen hacia el mismo  lado, sincronizadamente, como  los remeros.

Difícil es encontrar el camino sin bache alguno, pero suficiente experiencia tenemos para no caer en lo del pastorcito mentiroso: que nos muestren al lobo y que lo denuncien con la debida antelación para que actúe la justicia como corresponde.

Intentar subvertir el orden institucional (siendo muy tremendista) o entorpecer el orden constituido, siendo más benigno, son delitos inaceptables a esta altura del partido. Que haya gente que lo quiera hacer, seguramente que sí. Hay que sacarles la careta y mostrar sus rostros, con nombre y apellido, sin dudar más.
De lo contrario, todo esto será una broma de mal gusto como el "ring-raje" de nuestra infancia (Día del Niño) cuando tocábamos el timbre de cualquier vecino a las horas nás inoportunas, y después escapábamos para reirnos de la sorprendida víctima.

De todas maneras, el encontronazo Provincia-Municipio ofrece muchas aristas para el análisis y la reflexión:

* Todos invocan como única herramienta para buscar la solución de los okupas, el diálogo, pero nadie dialoga. El hecho de que cada uno hable por su lado, es un simple monólogo, como el que cada mañana mantenemos con nosotros mismos frente al espejo al momento de afeitarnos.
** De la Comuna a Casa de Gobierno, ¿cuántos metros hay?. ¿No es posible que Lalaca y Camau, o viceversa, caminen esos escasos  300 metros, y se encuentren mano a mano, cara a cara, y con las cartas sobre la mesa, pensando en hoy y no en el 2013, hablen del espinoso tema?

*¿Dónde está el pluralismo, el espíritu dialoguista, el compartido objetivo por el bienestar común?. ¿Y el dialoguismo, sin señales de humo, sin mensajitos, sin controles remotos, sin entrelíneas, sin mandaderos?-

Lalaca y Camau llegaron a los lugares que ocupan por sus propios méritos.  Hoy aspiran a más. Tienen la oportunidad de demostrar su espíritu de grandeza, deponiendo los rencores circunstanciales, bajándose del caballo, y al borde de la ardiente ruta proselitista, encarar una tregua constructiva. Porque no habrá solución del gobierno provincial o del gobierno municipal. La única solución deberá partir del gobierno de Corrientes.

* El sentido común indica que la conciliación de las posiciones en pugna es obligatoria, por cuanto no pueden subordinarse graves problemas de Estado a rencillas domésticas electoralistas que se superan con una simple votación.  

* ¿No habrá llegado la hora de que, como ya lo hizo en otras oportunidades y quizás lo esté haciendo ahora también- intervengan las autoridades de la Iglesia con representatividad en Corrientes, y con su reconocida mesura pongan paños de agua fría en las afiebrada frentes de quienes están perdidos en la niebla?.
Hola...¿me escuchó San Cayetano?


Por Carlos Gelmi
contacto@carlosgelmi.com.ar
¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Opinión
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        POR ROBERTO CAPARA
        POR ROBERTO CAPARA