0
Comentar
20-09-2012 04:00hs
La sanción que disparó la enérgica reacción de los jueces
-
RESPAlDO. FEDERICO ENCINA RECIBIO EL TOTAL APOYO DEL SINDICATO ARBITRAL.
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
El árbitro del cotejo entre Villa Raquel y La Amistad, Federico Encina, que terminó abruptamente por una gresca generalizada entre los jugadores de los dos equipos y un importante número de simpatizantes de Villa, también fue sancionado por el Tribunal de Disciplina de la Liga Correntina de Fút-bol.
La suspensión estipulada fue por 15 días, medida que será apelada por Sadra.
En los fundamentos para esta resolución, el órgano punitivo de la Liga sostuvo, tal lo informado ayer, que: “La conducta desplegada por el árbitro durante el cotejo La Amistad - Villa Raquel, en la que dispuso el cierre del túnel de los vestuarios, po-niendo de este modo en riesgo la integridad física de los integrantes del equipo La Amistad cuando eran agredidos por la parcialidad del club Villa Raquel; a lo que se suma que el informe tiene gruesos errores en relación a la participación de los involucrados en el evento y no concurrir a la citación de es-te Tribunal”.

Lista de jugadores
La mayoría de los jugadores involucrados en los incidentes del pasado 8 de septiembre fueron habilitados por parte del Tribunal de Disciplina.
Solamente dos jugadores fueron sancionados con 30 fechas y un pequeño grupo con 3.
La nómina de jugadores sancionados es la siguiente:
30 fechas: Alfredo Gutié-rrez (La Amistad) y Omar Miranda (Villa Raquel).
3 fechas: Leonardo Torres (Villa Raquel), Pedro Molina (La Amistad), Adrián Pavón (La Amistad), Federico Va-llejos (Villa Raquel), Iván Ro-dríguez (Villa Raquel) y Ser-gio Molina (Villa Raquel).
¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de El Deportivo
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        POR EDUARDO LEDESMA
        POR EDUARDO LEDESMA
         
         
        POR ROBERTO CAPARA
        POR ROBERTO CAPARA