0
Comentar
23-09-2012 04:00hs
PROFESIONALES CATOLICOS ABREN DEBATE BIOETICO EN LA REFORMA DEL CODIGO
“La sustitución de vientre es una forma de explotación de la mujer vulnerable”
-
CHARLA. La profesional expuso sobre la reforma del Código en la parroquia “Nuestra Señora de Itatí”.DERECHO. Martinazzo cuestionó que no estén provistos de derecho los embriones antes de ser implantandos.
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
La abogada Ethel Martinazzo brindó una charla taller para padres, en la parroquia “Nuestra Señora de Itatí”, donde abordó el proyecto. Cuestionó cuándo la legislación considera a una persona como tal. Criticó los embriones residuales que generan técnicas de fertilización. 

A partir de cuándo la ley considera a una persona como tal y la gestación por sustitución de vientre, son algunos de los  debates bioéticos que plantea la reforma del Código Civil, cuya audiencia pública tendrá lugar en Corrientes el próximo 27 de septiembre.
Una de las posibles expositoras será la abogada, especialista en Bioética, Ethel Martinazzo, quien ayer brindó una charla taller para padres, organizada por la Asociación de Profesionales Católicos y la comunidad de la parroquia “Nuestra Señora de Itatí” en el edificio ubicado en la esquina de avenida Teniente Ibáñez y calle Salta.
El foco de la exposición fue la reforma del Código Civil “con los temas salientes, preocupantes y cuestionables”, expresó a El Litoral la letrada. Uno de ellos, según apuntó, es la existencia de la persona. Es decir, cuándo la ley la considera como tal.
El proyecto de reforma propone en su artículo Nº 19 que una persona será considerada como tal desde el momento de su concepción en el seno de la madre. Luego, para los casos de reproducción asistida, será definida como tal “una vez que se implantó en el seno de la madre”, dijo la especialista.
“Pueden pasar 14 días desde su concepción hasta su implantación en el seno de la madre y ese embrión estará desprotegido de todo derecho”, señaló Martinazzo, quien, además, reparó en que la técnica demanda varios embriones y los que no son implantados en el vientre materno pueden conservarse “y ser sometidos a todo tipo de experimentos o guardarlos a 196 grados bajo cero y llevarlos a una muerte segura”.
“El artículo está dividido en dos partes. En una de ellas considera a la persona desde su concepción en el cuerpo de la mamá, esto es, por la vía natural, biológica. La otra parte del artículo considera para los tratamientos de reproducción humana asistida a la persona desde el momento de su implantación. Esto es violatorio de la Constitución Nacional, del artículo Nº 75 inciso 23 y 22, de la Declaración de los Derechos del Hombre y de la Convención de los Derechos del Niño”, expresó Martinazzo.
La abogada explicó que la declaración universal establece “el principio de no discriminar a los seres humanos por origen y nacimiento”, y consideró que esta distinción dentro del proyecto de reforma haría una distinción de las personas por el origen. Además, “se viola el derecho del niño a la identidad, a la identidad genética y de sus orígenes”, señaló.
Otro de los puntos que la profesional calificó como cuestionable es “la gestación por sustitución de vientre” (comúnmente conocida como alquiler de vientre o subrogación). En Argentina, el Código Civil en debate permitiría este tipo de filiación que también tiene lugar en al menos diez Estados de Estados Unidos, Rusia, Ucrania, India, entre otros países. La iniciativa establece que un juez homologaría dicho contrato si se comprueba que no se medió pago. La pareja además, debe certificar infertilidad a través de un profesional de la Medicina.
“Es una forma de explotación de la mujer vulnerable”, opinó la abogada, quien indicó la necesidad de analizar qué tipo de sociedad se admitirá ya que “puede posibilitar el tráfico de personas y el tráfico de órganos”. Expresó que el nuevo Código habilita la práctica pero no establece una reglamentación o control.
La profesional se manifestó contraria a la gestación por sustitución de vientre y a la gestación post mortem. No obstante, indicó que podría tratarse de un acto de solidaridad si el vientre sustituto es de un familiar directo, como ser una hermana.
Martinazzo también consideró como una forma de explotación a la donación de óvulos (que es pago) destinados a criobancos de material genético ya que el proceso requiere de que “la mujer done de tres a cinco óvulos y para ello deben sobreestimularla, cuando naturalmente en un mes produce un solo óvulo”.
“Hay muchas formas y métodos de reproducción asistida, algunos son más benignos y otros son más perversos. Acepto en el caso que sean los padres quienes brinden los gametos y que no dejen embriones residuales”, evaluó la letrada.
Varios profesionales del derecho que habían sido consultados por El Litoral aseguraron que el Código Civil requiere de un cambio ya que data desde el siglo pasado. En septiembre arrancaron las audiencias públicas del proyecto que impulsa la Presidencia de la Nación y para el cual convocó a letrados que trabajaron en su confección, entre ellos el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti.
La iniciativa, según indicó Martinazzo, requiere de un “análisis ético, filosófico, biológico, religioso y médico”. El 27 de septiembre, no obstante, la Comisión Bicameral del Congreso de la Nación abrirá las puertas a distintas voces de  actores y miembros de la sociedad civil en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) para generar debate en torno a la reforma que involucrará la cotidianeidad.
¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Derechos Humanos
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        POR EDUARDO LEDESMA
        POR EDUARDO LEDESMA
         
         
        POR ROBERTO CAPARA
        POR ROBERTO CAPARA