A mediados de noviembre de 1997 se presentaba un fenómeno que preocupaba a todos en la provincia: El Niño. Este acontecimiento climático provocaba entre otras cosas, el crecimiento de los ríos Paraná y Uruguay, que al año siguiente generó muchos problemas.
 
PABLO MIGUEL REYES
contacto: preyes@ellitoral.com.ar
 Hace 15 años la agenda pública estaba cargada de acontecimientos, algunos planificados y otros no. Pero como curiosidad, ninguna de las dos cosas de la que más se hablaban en El Litoral en 1997, terminaron de la mejor manera, repitiendo la fórmula, una esperada y la otra no.
Por un lado, a mediados de noviembre de 1997 volvía un fenómeno climatológico que la región ya había sufrido en 1983. El Niño estaba volviendo lentamente, provocando las desmesuradas crecidas de los ríos Paraná y Uruguay. Este fenómeno, que recién empezaba, tuvo su faceta más cruel recién al año siguiente, pero en 1997 comenzaban los primeros daños. Un 15 de noviembre Corrientes entraba en etapa de evacuación en ambos ríos, es decir, el Paraná y el Uruguay aumentaron su caudal y se acercaban peligrosamente a zonas pobladas, incluso varias localidades ya tenían bajo agua varias cuadras de su ejido urbano.
Los corresponsales del interior enviaban sus informes, donde detallaban las cuantiosas pérdidas que se generaban en localidades ribereñas. La tapa de la sección interior en dicha fecha era tristemente más clara: “Parálisis económica por la creciente”.
Sin embargo, a los pocos días los ríos daban un poco de alivio, pero los pronósticos no eran alentadores. El diario anunciaba que la situación se iba a agravar durante el año venidero, situación que se hizo efectiva para la desgracia de toda la región. Por otro lado, se producía algo que ya estaba previsto institucionalmente. El recientemente electo gobernador Pedro Braillard Poccard anunció al gabinete que lo iba a acompañar durante su mandato.
Las inundaciones y el recambio de gobierno fueron 2 eventos muy relatados por El Litoral en 1997, uno por el impacto social y económico que generó y el otro por la trascendencia institucional que tenía. Fueron dos situaciones que comenzaron en coincidencia cronológica, pero desgraciadamente para los correntinos la coincidencia se repitió en que ninguna de las dos cosas terminó de la mejor manera.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Efemérides

    Tapas del día
    Suplementos
    Columnistas
    POR JORGE EDUARDO SIMONETTI
    Milagro
    POR JORGE EDUARDO SIMONETTI