Sobre fin de año, y en conjunto con la vacunación de aftosa, es necesario incorporar al plan sanitario categorías más vulnerables como los terneros de parición 2012, para incrementar el porcentaje de destete. Siempre es recomendable consultar al veterinario de confianza que oriente al productor en materia de plan sanitario preventivo.
Vacunos: en un rodeo típico de cría de la Cuenca del Río Salado, con servicio estacionado de 90 días, los toros están en servicio y, en muchos casos, la yerra ya se ejecutó o está planeada para los próximos días; a la hora de encerrar los rodeos hay que tener en cuenta conceptos sanitarios sencillos que mejoran sustancialmente el manejo.
Es común que muchos productores unifiquen los trabajos haciendo varias maniobras de sanidad y yerra, en el mismo encierre de la vacunación de aftosa, pero esta práctica no es aconsejable. Lo ideal es encerrar la tropa días antes de la yerra, pero -y dependiendo de la escala con que se trabaja-, resulta inevitable que en ocasiones se superpongan tareas.
Al encerrar un rodeo de cría en esta época, se aparta la ternerada en un corral y las vacas y los toros en otro; así se podrán aplicar los productos en función de cada categoría sin temor a cometer errores. Los animales adultos fueron vacunados contra enfermedades reproductivas antes de comenzar el servicio. En esta maniobra, pueden tratarse con antiparasitarios externos (para repeler la "Mosca de los cuernos") y en algunas zonas un refuerzo de cobre inyectable.
En el caso de los terneros, se debe prevenir la aparición de enfermedades clostridiales, parasitarias, respiratorias y queratoconjuntivitis.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día
    Suplementos
    Columnistas