0
Comentar
17-04-2013 19:19hs
ESPECIAL BUFALOS DE SUPLEMENTO CAMPO
Duplicando utilidades con el búfalo
-
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
En el tambo de la estancia Nuestra Señora de Itatí se elaboran varios subproductos a partir de la leche de búfalas que se crían en el lugar. Buen manejo del rodeo y un tambo de última generación, a orillas del Paraná.
Darle valor agregado a la producción es apostar por mejor rentabilidad utilizando los subproductos. En este caso, la leche de búfala se transformó en el motor para el funcionamiento del tambo que habilitó Tomás Terranova hace poco más de dos años en la Estancia Nuestra Señora de Itatí, ubicada a pocos kilómetros de la localidad de la Basílica, y que elabora quesos, dulces y ahumados con la última tecnología.
En 1997, este arquitecto dejó sus negocios inmobiliarios en Buenos Aires y se instaló en este establecimiento situado en el paraje Yacareí, a orillas del Paraná. De inmediato apostó al búfalo para la producción de carne. Adquirió varios lotes en la zona de Saladas y los adaptó a los potreros que tiene en Itatí.
“Creí que el búfalo tenía una gran oportunidad en Corrientes; y en ese momento llegamos a nacimientos del 95%, con promedio general de un 87%”, contó Terranova, un amante de la especie y de su capacidad de adaptación a campos marginales. “Logra índices extraordinarios”, señaló.
Sin embargo, la producción de carne no sería la alternativa para este emprendedor. “Comenzamos a hacer cursos en distintos organismos, como el Inti, el Inta y las Universidades del Nordeste (Unne) y del Litoral (UNL, Santa Fe). Y a la par, iniciamos la instalación del tambo”, comentó sobre los comienzos de este emprendimiento industrial, que tiene como base 25 búfalos, más 19 vacas de la raza Holando que fueron incorporadas recientemente para reforzar el plantel y diversificar los productos que elaboran. Además, se encuentran “amansando” un lote de 40 búfalos de un campo vecino, que próximamente se incorporarán al rodeo de Estancia Nuestra Señora de Itatí.
El manejo de la hacienda es otra cuestión. Humberto Sorio, de la Universidad Paso Fundio, de Brasil, diseñó para este establecimiento un sistema de pastoreo rotativo de alta carga instantánea, que permite excelentes resultados. Son muchos animales durante 4 horas en dos potreros diferentes. “Además, elimina la dispersión de kilos”, señaló Terranova.
En este sentido, el emprendedor comentó que “es un trabajo intensivo elaborado en base a los sistemas ganaderos de 50 a 150 hectáreas, como lo son la mayoría en el Norte de Corrientes”. Y añadió que “con el búfalo, en estos sistemas se llegan a cargas muy altas, de entre 2 y 3 cabezas por hectárea”.
Valor agregado
“Si a esa producción de carne le agregás valor sacándole leche y manufactura, las utilidades se duplican”, sostuvo el productor.
Terranova destacó las propiedades que tiene la leche bubalina por sobre la bovina, sobre todo para elaborar quesos y dulce de leche, los principales productos que tiene la empresa. “Es una leche mucho más cremosa, porque contiene más grasas; y por eso es ideal para elaborar subproductos, porque el rendimiento es mejor”, explicó, y puso el ejemplo del dulce de leche: “El que se hace con leche bovina, hay que agregarle mucha crema; no así al de búfala, que naturalmente tiene una cremosidad más consistente”.
En cuanto a rendimientos en el tambo, Terranova comentó que “una búfala produce entre cuatro y seis litros de leche por día, dependiendo de la alimentación; con seis litros de leche, elaborás un kilo de queso”, detalló el empresario.

¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Campo
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        CHARLA A AGENDA ABIERTA CON MONSEÑOR CASTAGNA, A DIEZ AÑOS DE LA REALIZACION DEL CONGRESO EUCARISTICO NACIONAL
        CHARLA A AGENDA ABIERTA CON MONSEÑOR CASTAGNA, A DIEZ AÑOS DE LA REALIZACION DEL CONGRESO EUCARISTICO NACIONAL
         
         
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI