0
Comentar
26-04-2013 19:38hs
Expulsan a un fotógrafo de Arabia Saudí por ser "irresistible para las mujeres"
-
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Es fotógrafo de moda, actor, poeta, y "demasiado guapo" para Arabia Saudí. Omar Borkan Al Gala, nacido en Dubai, ha sido expulsado del país por ser "irresistible para las mujeres".
La policía religiosa saudí lo detuvo junto a otros dos hombres durante el festival cultural Janadriyah, celebrado recientemente en la ciudad de Riad, donde se encontraban trabajando para el 'stand' promotor de los Emiratos Árabes Unidos (UAE).

Un policía aseguró en la prensa local que el motivo de la detención fue que "los miembros de la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención de Vicios temían que las visitantes se enamoraran de ellos" y que "se tomaron medidas urgentes para deportar a los tres hombres a Abu Dhabi".

Según una comunicado oficial emitido por la delegación de UAE, el motivo de la detención y posterior expulsión del país de Borkan y sus otros dos compañeros no fue por ser "demasiado guapos", sino por la presencia inesperada en el 'stand' de una artista emiratí que desafió la costumbre de que las mujeres no se relacionen con hombres que no sean de su familia.

Tras la noticia, que tuvo repercusión a nivel mundial, lo más esperado era que salieran a la luz las imágenes de los detenidos, para comprobar si es posible ser tan guapo como para provocar una prohibición de estancia en una país.

Una vez localizado en una red social a uno de ellos, Borkan, su perfil de Facebook se ha visto desbordado por decenas de mujeres y hombres que no sólo le piropean, sino que incluso le proponen matrimonio. De hecho, hay comentarios de usuarios españoles pidiendo al fotógrafo que "si le echan de Arabia Saudí, que se venga a España".

¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Curiosidades
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI