0
Comentar
12-08-2013 17:22hs
Vuelven a condenar a Carrera a 15 años por la masacre de Pompeya
Tamaño Fuente
Imprimir
0
Comentarios
Fernando Carrera, el hombre condenado a 30 años de prisión por la llamada "Masacre de Pompeya", que siempre se declaró inocente y desde el año pasado está excacelado por un fallo de la Corte Suprema, volvió a ser sentenciado a 15 años.
La Sala III, integrada por los jueces Mariano Borinsky, Liliana Catucci y Ana María Figueroa, consideró a Carreras autor de aquel hecho ocurrido el 25 de enero de 2005 cuando lo baleó la Policía en una persecución en la Capital Federal durante la cual atropelló a varias personas y mató a tres.
El máximo tribunal penal del país lo encontró culpable por "tres  homicidios culposos agravados por haber sido ocasionado por la conducción imprudente de un vehículo automotor y la cantidad de víctimas, lesiones culposas, portación ilegítima de arma de guerra y robo con armas", explicaron las fuentes.
La sala III emitió su fallo luego de que la Corte nacional anuló una condena a 30 años de prisión y ordenó revisar esa sentencia, lo que derivó en la liberación del procesado y en la nueva decisión conocida hoy en los tribunales federales de Retiro.
En una votación de dos a uno, la Sala aplicó 15 años a Carrera, por lo cual el ahora testigo protegido podría volver a prisión si el fallo queda firme, ya que su defensa presentará un recurso extraordinario ante la Corte.
Los camaristas Borinsky y Figueroa votaron por condenarlo a 15 años por dar por acreditado que cometió el asalto, ya que fue reconocido en fotografías por la víctima, Juan Ignes, mientras que Catucci había propuesto condenarlo a 20 años.
Los jueces marcaron que la reconstrucción del recorrido desde el lugar del robo hasta donde ocurrió la denominada "masacre" coincide con el tiempo usado por el vehículo que conducía Carrera para llegar al lugar y también pusieron en duda que -ya herido de bala por la Policía- haya perdido la conciencia.
A esta conclusión llegaron porque Carrera realizó varias maniobras en el trayecto hasta el lugar donde atropelló y mató a un nene de seis años, su madre y otra mujer, como un cambio de carril y un giro, explicaron las fuentes.
Sin embargo, ambos camaristas consideraron que Carrera no tuvo intención de matar sino que atropelló cuando buscaba huir de la Policía y descartaron el delito de "abuso de armas", con el que fue juzgado la primera vez, porque para los jueces no fue él quien comenzó a disparar, sino que fueron los efectivos.
En el fallo se ponderó además que Carrera "no pudo acreditar" la identidad de la persona con la cual supuestamente iba ese día a encontrarse cerca del lugar de los hechos, algo que argumentó al negar haber sido el autor de los robos previos a la persecución policial.
También se remarcó que en una primera declaración indagatoria no negó ser el dueño de un arma aparecida en su vehículo y lo hizo en una ampliación de esa indagatoria.
Carrera estuvo siete años preso y siempre se proclamó inocente, hasta que la película "Rati horror show", del director Enrique Piñeyro, denunció irregularidades en la causa y la Corte ordenó revisar el fallo de un tribunal oral que había sido confirmado por la Cámara Federal de Casación.
La sentencia de Casación se firmó con más de dos horas de demora y fue esperada por los abogados Rocío Rodríguez López y Federico Ravina, defensores de Carrera, y decenas de personas.
La demora derivó en protestas, gritos y aplausos en la sala de espera del primer piso de los tribunales, custodiada por la Policía Federal.
¿Qué Sentís?
Registrando voto...
Compartir el voto en Facebook
Ud. ya ha votado el artículo
Noticias relacionadas
    Más de Policiales
      Varias
        COMENTARIOS
        FACEBOOK
        Cargando comentarios...
        Cargando...
         
        POR CARLOS GELMI
        POR CARLOS GELMI
         
         
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI
        POR JORGE EDUARDO SIMONETTI
         
         
        POR DR. LEÓN HORACIO GUTNISKY
        POR DR. LEÓN HORACIO GUTNISKY
         
         
        POR ROBERTO CAPARA
        POR ROBERTO CAPARA