ENTREVISTA AL ESCRITOR GASTON SIBILLA 

De hablar pausado y por momentos algo introvertido, Gastón Sibilla es una de las promesas de la literatura regional. Aunque desde hace más de una década se dedica a dar rienda suelta a su imaginación a través de las palabras, recién este año edito su primer libro, una novela llamada “La Búsqueda”. Hijo de Barranqueras, el joven fue semanas atrás una de las novedades de la Feria del Libro Chaqueño.
Además de escritor, Gastón trabaja en un locutorio pero dedica su tiempo libre a la lectura. “Comencé a poner orden en mis escritos a partir de que fui sumando lectura, escritores y a Cortazar, a Borges a Sábato”.
Respecto a la relación de los intelectuales y la política (uno de los temas del momento) consideró: “En la Argentina hay mucha confrontación, uno da una opinión contraria y automáticamente está en la vereda de enfrente, te marcan con una ideología y quedas automáticamente de ese lado”, dijo. Lo que sigue es  parte de la charla mantenida esta semana en una de las oficinas del Diario El Litoral.

¿Desde cuándo escribís?
Desde hace mucho tiempo. Empecé a darle forma a lo a mis producciones a los 20 años, pero anteriormente escribía de forma desordenada. Comencé a poner orden a partir de que fui sumando lectura, fui sumando escritores como Cortazar, Borges y Sábato.

¿Qué es lo primero que escribiste?
Fue un cuento para una revista de Resistencia que se llamaba “Señor Alelí”, una revista autogestionada por los que participaban. La revista tuvo mucha difusión. “Señor Alelí” era un ser que existía solamente cuando se terminaba la revista y se proponía el tema de la próxima edición y así salía. Era para leer en la plaza, en el baño, en el colectivo. Para el número dos de ‘Señor Alelí’ presente mi primer cuento. El cuento era “Para leer acostado” y empezaba con un fragmento del cuento de Cortazar que se llama “A deshoras”. Era una historia que transcurría estando acostado.

¿Hoy con 33 años, notás cambios en tu manera de escribir?
Sí, lo primero hice cuentos y llegué a ellos por Cortazar más que nada. Después publiqué poesías y ahora una novela. Poesías fui publicando por antologías que me invitaron y algunos cuentos por concurso que fueron premiados a nivel provincial y también nacional. Toni Salazar fue una de las personas que me invitó a escribir, el había leído algunos cuentos en “Señor Alelí” y sabía que yo vivía en Barranqueras. El también, en ese entonces, vivía en Barranqueras, aunque nunca nos conocimos. Cuando salieron las antologías él me incluyó. Y cuando iba a largar la novela el me ayudó en las correcciones y salió por “Ananga Ranga”.

¿De qué se trata la novela “La Búsqueda”?
La historia transcurre mayormente en el Hospital Perrando de Resistencia. Los capítulos están divididos en los días de la semana. La historia transcurre en una semana. Hay un accidente en la bajada del puente, y una de las personas que estuvo involucrada termina en el hospital y desde la aparición de esta persona, médicos enfermeras y los familiares de la chica se empiezan a replantear el rumbo de sus vidas, en una búsqueda constante que para mí es algo que le pasa a todos. Lo irónico es que la persona que queda en coma, al final termina despertando a las demás personas.

¿Qué te inspira a la hora de escribir?
Lo que busco a la hora de escribir no sé, son momentos que llegan, ideas y uno anota, por eso tengo la costumbre de tener siempre un papel o algo a mano. Pero sí, lo que veo que determina a una persona a escribir es la lectura, el estar leyendo todo el tiempo te despierta algo y te da herramientas para que puedas volcar eso que tenés adentro.

¿Que leés?
Cortazar es mi autor de cabecera. Ahora comencé a leer clásicos, por ejemplo, Moby Dic que me encantó, son libros que me dieron la otra visión. 
Lo mismo me pasó con “La Ilíada”, que uno conoce la historia por el boca en boca, pero al encontrarse con el libro es otra cosa. Y entre los nacionales, mis elecciones son de Sábado y extranjero, Dostoievski uno de mis favoritos.

¿Qué opinás de la literatura regional?
Me gusta la gran cantidad de personas que tratan de difundir lo que hacen. 
Cuando yo empecé a acercarme a “Señor Alelí” vi que había mucha gente que escribía, también que pintaba, sacaba fotos, hacía esculturas y al no encontrar lugares donde mostrar sus producciones se autogestionaron y así conocí mucha gente que escribe y me gusta lo que escribe.

¿Tenés una opinión formada respecto al papel de los intelectuales en la política?
Sí o sea, creo que el tema político siempre es algo complicado, porque uno da una opinión. Se genera en la Argentina una confrontación, uno da una opinión y automáticamente está en la vereda de enfrente. 
Me encontré con personas que por pensar distinto automáticamente es como que te en marcan en una ideología y quedás automáticamente determinado.

¿Cuál es la situación de los escritores noveles?
Me parece que hay poco apoyo y mucha gente con  ganas de hacer coas. Por ejemplo, desde el Estado me parece que hay poco apoyo, no solo en el Chaco o Corrientes sino también a nivel nacional. Hay mucha gente con ganas de hacer cosas y como no encuentran respaldo buscan la forma de autogestionarse. 
Uno va preguntando cómo publicar y terminás en una librería donde te dicen que para publicar debés que pagar tantas copias y de esas copias ellos se quedan con un porcentaje y vos terminás siempre pagando más. 
En cambio las editoriales (como “Ananga Ranga”), editan la cantidad de libros que vos solicitás y eso ayuda porque una persona llega a una editorial como un desconocido, y una librería grande te dice “bueno te hacemos un trabajo por mil copias” y vos sabés que mil copias no vas a vender, pero tenés que pagarlas igual. Yo pedí 40 copias, mi libro sale 70 pesos y eso incluye las fotocopias más la tapa.

POR VERONICA ECHEZARRAGA
vechezarraga@ellitoral.com.ar

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Cultura

    Tapas del día
    Columnistas