ellitoral.com.ar
Giannela Niwoyda, la niña que eligió el chamamé para cantar lo que siente

Giannela Niwoyda, la niña que eligió el chamamé para cantar lo que siente

Giannela Niwoyda tie-ne 9 años y canta chamamé. No sólo canta, también compone. Y además de componer, entre sus preferencias está la música de don Salvador Miqueri, quien al enterarse de la existencia de su pequeña admiradora, no dudó en invitarla a acompañarlo en el emblemático escenario de la Fiesta del Auténtico Chamamé Tradi-cional, en Mburucuyá, Co-rrientes.
El gusto por el chamamé viene de familia, ya que Roberto, abuelo de Giannela, fue músico de la Banda del Regimiento 9 de Infantería y junto con su esposa Angélica se encargaron de impulsar a esta nieta que, empecinada y muy capaz, confesó su vocación.
El primer contacto con un centro especializado fue la Fundación Cocomarola. Llegó a aprender guitarra y al escucharla cantar Bruno Mendoza, la hizo participar como solista en varios actos. En uno de ellos conoció a Salvador Miqueri, puntal de la genealogía romántica del chamamé. “Añoranzas”, en-tonado por Giannela, terminó de convencerlo en la Fiesta del Chamamé y del Mercosur y la sorpresa fue mayor cuando dio a conocer “Dulce amor de ayer”, con letra, recitado y música de su autoría.
Para cuando los caminos del interior la llevaron a Mburucuyá y su fiesta, la noche inaugural el predio vecino a la Laguna Limpia estaba colmado de público. Su principal referente, Sal-vador Miqueri, se alzó como padrino de la niña al interpretar a dúo “Mi selva eterna”.
En comunicación con El Litoral, ayer por la mañana, Miqueri dijo: “Me encantó la postura de Giannela en el escenario. Tiene condiciones innatas y está cantando muy bien”, auguró.
Queda mucho por contar de lo que sucederá de aquí en adelante. Por el momento, Giannela continúa sus estudios en el Colegio “Sagrado Corazón” de las Hermanas Dominicas, se inscribió en el Instituto de Música y tiene además una profesora de vocalización.




¿Te gustó la nota?
Comentarios

Giannela Niwoyda, la niña que eligió el chamamé para cantar lo que siente

ABRAZO. Giannela y Salvador, un padrino orgulloso de escuchar sus temas, cantados con tanta delicadeza.
Giannela Niwoyda tie-ne 9 años y canta chamamé. No sólo canta, también compone. Y además de componer, entre sus preferencias está la música de don Salvador Miqueri, quien al enterarse de la existencia de su pequeña admiradora, no dudó en invitarla a acompañarlo en el emblemático escenario de la Fiesta del Auténtico Chamamé Tradi-cional, en Mburucuyá, Co-rrientes.
El gusto por el chamamé viene de familia, ya que Roberto, abuelo de Giannela, fue músico de la Banda del Regimiento 9 de Infantería y junto con su esposa Angélica se encargaron de impulsar a esta nieta que, empecinada y muy capaz, confesó su vocación.
El primer contacto con un centro especializado fue la Fundación Cocomarola. Llegó a aprender guitarra y al escucharla cantar Bruno Mendoza, la hizo participar como solista en varios actos. En uno de ellos conoció a Salvador Miqueri, puntal de la genealogía romántica del chamamé. “Añoranzas”, en-tonado por Giannela, terminó de convencerlo en la Fiesta del Chamamé y del Mercosur y la sorpresa fue mayor cuando dio a conocer “Dulce amor de ayer”, con letra, recitado y música de su autoría.
Para cuando los caminos del interior la llevaron a Mburucuyá y su fiesta, la noche inaugural el predio vecino a la Laguna Limpia estaba colmado de público. Su principal referente, Sal-vador Miqueri, se alzó como padrino de la niña al interpretar a dúo “Mi selva eterna”.
En comunicación con El Litoral, ayer por la mañana, Miqueri dijo: “Me encantó la postura de Giannela en el escenario. Tiene condiciones innatas y está cantando muy bien”, auguró.
Queda mucho por contar de lo que sucederá de aquí en adelante. Por el momento, Giannela continúa sus estudios en el Colegio “Sagrado Corazón” de las Hermanas Dominicas, se inscribió en el Instituto de Música y tiene además una profesora de vocalización.




Logín