Un centenar de alumnos se acercaron el pasado miércoles al Teatro Oficial Juan de Vera, por invitación de la Fundación Osde, para participar de una función que presentó lúdicamente una historia conectada al clásico de la literatura argentina. Para algunos estudiantes significó su primera vez en el coliseo mayor de la ciudad, lo que marcó a la jornada de emoción.

 

Las estructuras imponentes del Teatro Oficial Juan de Vera parecieron ensancharse aún más, desde la visión de una decena de niños y adolescentes que por primera vez asistían a disfrutar de una función. Ya en las escalinatas del acceso, los curiosos ojos observaban con sorpresa el majestuoso edificio, pero los pies tímidos no se animaban a entrar. “No tengas miedo, es parte de nuestra ciudad, también es tuyo. Subí”, dijo una de las docentes a su alumno del barrio Pirayuí.
Cuando uno de ellos dio el primer paso los demás chicos se animaron a subir presurosos las escalinatas y olvidando el temor a lo desconocido se fueron ubicando en las plateas del primer piso. Pocos minutos después, el teatro se colmó de espectadores.
Cuando las luces se encendieron, comenzó a relatarse la historia de un gaucho desmemoriado que llegó al escenario sin saber nada de su vida pasada. Mercedes, una chica de ciudad que acaba de conocerlo, será quien busque las alternativas más entretenidas para ayudarlo. Mientras tanto un centenar de chicos, algunos vestidos con uniforme escolar, miraban expectantes desde las butacas escondiendo en sus mentes, sin saberlo, el remedio del recuerdo. Algo que se hilvanará entre juegos y con las pistas ofrecidas en el libro Martín Fierro.
Así se presentó el miércoles, por invitación de la Fundación Osde, la dinámica obra “Los chicos y el Martín Fierro”. Una propuesta teatral del grupo “Andamio de Ideas” que, al mejor estilo Clown, acercaron lúdicamente la obra literaria a la realidad actual de niños y adolescentes.
Participaron de la pieza un centenar de chicos de diferentes escuelas, que fueron invitados como agasajo por el Día del Niño.
 
Martín Fierro
Mercedes inmersa en el mundo digital de las redes sociales, decidió darse una escapada hasta el campo para visitar a su tía. El colectivo la dejó en un paraje descampado, ya era de noche así que empezó a sentir miedo.  En ese momento, el gaucho apareció montando un caballo imaginario, y entre galopes (que despertó la risa del público) la subió a su corcel para acercarla.
Una vez que llegaron, ella se tomó una selfie, le agradeció el gesto y le preguntó su nombre; él en cambio se dio cuenta de que sufre amnesia así que finalmente es Mercedes quien ofreció su ayuda. Buscaron sus documentos, pero descubrieron un libro del Martín Fierro.
“Este libro está marcado, lo que subrayamos tiene que ver con nosotros quizás esto te ayude a recuperar tu memoria gauchito”, mencionó Mercedes. Desde ese momento, los actores motivaron la participación del público para que juntos develen la identidad del gaucho para, además, entender por qué perdió la memoria.

Sensaciones
Las representaciones teatrales conectaron inmediatamente a los niños con el mundo artístico de la sensibilidad estética. Tal es así que los chicos participaron activamente en varias escenas, por ejemplo, adivinaron el significado de palabras antiguas como “vigüela” (en donde estallaron las risas por la confusión con viruela) o “despeluza” (que dividió al público entre los que creían que era sacarse las pelusas, y los que decían que era temor).  
Las escenas avanzaron con un relato ameno, sostenido por el humor permanente. De hecho cuando una bruja apareció en las tablas generó carcajadas entre los niños que levantaron sus manos rápidamente cuando esta pidió un ayudante.
Ahí fue cuando Mayra, una estudiante de la Escuela Pirayuí que asistía por primera vez al teatro, no dudo en presentarse al escenario para ser ayudante de la preparación de la pócima. “Es la primera vez que venimos al teatro, no puedo creer que se anime a participar”, comentó con entusiasmo, Dolores del Junco, la directora de la Escuela N° 368.
Pero la intervención no terminó allí, ya que un grupo de alumnos también bailó junto con los actores una zamba. Entre tanto, continuaron los interrogantes que daban paso a un juego de detectives, lanzados para develar los enigmáticos recuerdos del gaucho. 
Hasta que finalmente entre las opciones, ofrecidas por los actores, los mismos alumnos descubrieron el origen de la amnesia y ayudaron al personaje a recuperar su memoria.

Novedad
Cuando los chicos asisten al teatro por primera vez se nota. Entre el centenar de butacas de pequeños niños que participaban, se encontraba un grupo de entre 9 y 12 años que observaba con sorpresa cada uno de los movimientos y el imponente coliseo. “Al comienzo tuvieron un poco de desconfianza para entrar, pero una vez dentro se sintieron cómodos con la obra. Además, ellos son del coro escolar ‘A Capella’ por eso no dudaron en levantar la mano para participar”, explicó a El Litoral Dolores del Junco la docente que acompañó a los chicos del barrio Pirayuí.
Por su parte, Sergio Saposnic, director asociado de la obra que llegó desde Buenos Aires por invitación de Osde, expresó: “Lo interesante es que si bien, siempre tenemos un público variado de diferentes edades o clases sociales, hay una recepción que empareja. Todos se liberan, son muy participativos y nos reciben con calidez, ganas y diversión. Eso es muy reconfortante”.
Con emoción en sus ojos, la presidenta de la Fundación Osde, María del Rosario Orellana, agregó: “Quisimos traer una pieza teatral para agasajar a los niños en su día, no podemos creer el entusiasmo con el que participaron y recibimos muchos agradecimientos de papás emocionados porque era la primera vez que sus hijos pisaban un teatro”. Con esta conjunción de sentimientos, entre las risas por la obra y la emoción de asistir por primera vez a un teatro, finalizó el evento. 
Los aplausos resonaron en todo el salón dando por sentado que la misión de agasajar a los más pequeños se había cumplido.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Obras & Servicios

    Tapas del día
    Columnistas