La Municipalidad y la Fundación “Corrientes por los Niños” acercaron  donaciones a los vecinos complicados por el constante avance del agua.

 

En la actualidad el río Paraná presenta una tendencia en baja con una marca de 5,52 metros, no obstante a  pesar de que no hay familias evacuadas, la Municipalidad de Corrientes continúa asistiendo a las familias ribereñas de la zona de La Tosquera, que perdieron todas sus pertenencias por la creciente provocada por el fenómeno de “El Niño”.
Si bien el cauce fluvial del río ya no provoca la evacuación de las familias, dado que se encuentra alejado del nivel de 7 metros necesarios para que la situación se repita, el Ejecutivo municipal continúa solidarizandose con las familias que han retornado a sus hogares el 22 de marzo, luego de haber perdido todo lo que tenían.
Este permanente acompañamiento forma parte del plan de contingencia que  se viene desarrollando hace más de tres meses bajo la coordinación de la Dirección General de Acciones Directas y Compensatorias.
En este marco, la Municipalidad y el área comunal mencionada, en conjunto con  la Fundación “Corriente por los Niños” entregaron ayer elementos. Entre ellos, colchones, frazadas, ropas y calzados.
La titular de “Corrientes por los Niños”, Verónica García Torrent, comentó que “desde una mutual nacional que se solidarizó con Corrientes, nos llegó directamente desde Buenos Aires dos camiones de ropas y juguetes y los propietarios del Hotel Orly, que siempre colaboran con nosotros, pusieron a disposición un número importante de camas (con sus colchones, sábanas y frazadas), a las que se sumarán otras en una próxima campaña”.
Además, en relación al trabajo coordinado con el Ejecutivo municipal sostuvo que “el intendente es alguien que siempre nos atiende cuando impulsamos propuestas para la gente, la idea es que no todo salga del bolsillo de la administración comunal y que todos podamos colaborar, basándonos en la responsabilidad social y el compromiso ciudadano”, finalizó García Torrent.
Hay que recordar que durante estos últimos cuatro meses el río marco dos picos importantes. El primero se produjo el  8 y 9 de enero con una altura de 78,47 metros y que provocó la evacuación de casi un centenar de familias. Mientras que el segundo se dio el 9 y 10 de marzo con 7,32 metros que causó la evacuación de 45 familias las cuales volvieron a sus casas 12 días después.
Según los informes hídricos, el Paraná continuará fluctuando pero no presentará registros superiores a los 7 metros, lo que trae cierto alivio para las familias que constantemente sufren los avatares de la creciente.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Barrios

    Tapas del día
    Columnistas