En la ciudad se remarca una creciente política de inclusión a personas con discapacidad pero las barreras arquitectónicas están a la vista. Veredas rotas, rampas de discapacidad en mal estado y minoría de espacios con diseño universal son algunos de los indicadores que, desde la Municipalidad, quieren revertir.  

Por Roxana Feldman (@roxifeld)

La discapacidad está cada vez más relacionada con las limitaciones del contexto en donde una persona desarrolla su vida . Es así que una ciudad con veredas rotas, desniveles y sin rampas será un impedimento para la movilidad y accesibilidad para alguien con algún tipo de discapacidad motriz.
Pero, si se hace un análisis más profundo, no son solo los espacios públicos los que significan barreras, sino que inclusive los espacios privados como edificios, lugares de comida y paseos de compra en la mayoría de los casos no fueron planeados según un diseño universal. 
Consultada al respecto, Carolina Ferrero, Directora General de Políticas para Personas con Discapacidad de la Municipalidad de la ciudad de Corrientes, señaló que se comenzó a trabajar con mayor intensidad en desarrollo de políticas inclusivas y su consecuente expresión en acciones en la ciudad principalmente hace dos años.
Como gran apuesta por la accesibilidad se remarca el proyecto de “Veredas Inclusivas” que empezó con una etapa de concientización a los vecinos dentro del casco de las cuatro avenidas “repartiendo folletos y explicando la importancia de que mantengan sus veredas en condiciones” además de acercarles información técnica de cómo debía realizarlas según la ordenanza vigente. 
A la par se realizaron trabajos en las veredas de la plaza Torrent y la plaza Cabral a través de tareas de construcción y reparación “con la idea de generar un circuito accesible y modelo”. Esta intervención es mixta entre el Municipio y el vecino, es decir que como estímulo la Comuna se hace cargo del 50% de la obra y le financia el otro 50% al vecino que se lo devolverá en cuotas. 
En cuanto a las plazas Libertad y Torrent fueron modificadas a partir de una visión inclusiva e incorporando juegos accesibles y adaptados para chicos en sillas de rueda “como ser hamacas y calesitas”. En esta línea La plaza La Cruz y el Parque Camba Cuá se sumarán al programa de proyección urbana con diseño universal.
Ferrero sintetiza estas medidas indicando que tanto los nuevos edificios del Municipio, las playas y los dos eventos más convocantes organizados por el Ejecutivo municipal  como ser la Feria del Libro y Ciudad Emprendedora fueron planeados y puestos en vigencia con criterios de accesibilidad y universalidad. 
Como un dato novedoso la Directora de Políticas de Discapacidad adelantó que en febrero se incorporarán 43 nuevas unidades de transporte urbano con rampas para discapacitados que vendrán a agregarse a la única unidad por ramal que ya venía funcionando en la actualidad. 
La inclusión en la actualidad está también íntimamente relacionada con las nuevas tecnologías y en este sentido una de las conquistas más importantes fueron la habilitación del 0800 opción 2 para que “la persona que necesite utilizar el colectivo con rampas para que sepa a qué hora va a pasar por su casa”, según explicó Ferrero.
Pero, si bien hay avances notables, la funcionaria reconoce que “aún quedan cosas por hacer” y que sigue siendo la ciudad un espacio “con veredas angostas, muchas rotas, con edificios sin opciones de accesibilidad y aunque se está trabajando, admite que “la parte de infraestructura es la más cara de intervenir para el sector privado”.

Noticias relacionadas:

Experiencia de inclusión en las playas

Mirá el video: Video: la experiencia de recorrer las veredas en Corrientes para personas con una limitación motriz

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Bien público

    Tapas del día
    Columnistas
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA
    Golpeado
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA