1. Aspirar las alfombras con frecuencia y limpiar inmediatamente productos derramados.
2. Ventilar los ambientes de 5 a 10 minutos por día y no hacer un uso excesivo de la calefacción.
3. Cambiar los filtros de la calefacción y del aire acondicionado, con el objetivo de evitar bombear aire con polen o ácaros.
4. Usar protectores de almohadas y colchones y sábanas a prueba de ácaros.
5. Lavar las sábanas, por lo menos, una vez por semana con agua caliente.
6. Evitar los peluches en las camas de los niños.
7. Dejar entrar el sol a los ambientes disminuye la humedad y elimina alérgenos.
8. Escoger superficies duras para los pisos.
9. Usar aspiradoras con filtro HEPA que no deja salir al alérgeno.
10. Evitar que las mascotas suban a la cama.
11. No apilar ropa mojada.
12. No comer en la cama.
13. Renovar el colchón cada 10 años.
14. Usar extractor al cocinar.
15. No usar pinturas o productos químicos en espacios cerrados.
16. Evitar fumar en interiores.

DESTACADO
La tendencia a desarrollar alergia suele tener una base hereditaria lo que significa que se puede transmitir de padres a hijos

EL DATO
El principal alérgeno de interior es el ácaro de polvo. Los ácaros del polvo crecen mejor en los lugares húmedos. Al humedecerse el aire con un humidificador se crea el ambiente perfecto para que los ácaros de polvo vivan y prosperen..

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA
    Golpeado
    INUNDACIONES, EN PRIMERA PERSONA