La muestra más importante de la raza Brangus tuvo dos remates que marcaron el inicio de la temporada de ventas de reproductores en el país. Una demanda selectiva pero firme, con valores más que satisfactorios. Las hembras siguen siendo la categoría más buscada.

La 48ª Exposición Nacional Brangus, que se desarrolló entre el miércoles y el viernes en la Sociedad Rural del Chaco, finalizó con las ventas, que nuevamente estuvieron desdobladas entre el remate especial de campeones, en la noche del jueves, y la venta tradicional de las exposiciones, el viernes. Mucha selección y valores sostenidos en la comercialización de reproductores, en el inicio de la temporada de remates de reproductores de la raza en el país.
La pata comercial de la Exposición Nacional Brangus estuvo nuevamente en manos de la firma Iván L. O’Farrell SRL, y las ventas de reproductores otra vez se desarrollaron en dos partes. El jueves por la noche, luego de la entrega de premios, en uno de los pabellones del predio de la SRCh, en Resistencia, se vendieron los campeones, y el viernes por la tarde el resto de los animales que participaron de la 48ª Gran Nacional, que se desarrolló en el marco de La Nación Ganadera Norte.
En la “Noche de Campeones”, este remate especial que se instrumenta en la Nacional Brangus desde hace algunas ediciones, se vendieron los animales más destacados y premiados por el jurado, tanto en terneros como en generaciones avanzadas. 
El marco del remate fue imponente, con una cena para más de 800 personas y una pequeña pista de ventas, montada en medio del salón central del predio de Resistencia.
El martillo en manos de Iván “Pancho” O’Farrell marcó el inicio de la comercialización con la venta del 50% del Reservado Gran Campeón Macho de la exposición, un toro Junior de la cabaña La Sultana, de la familia Groppo. Y fue el precio máximo de la noche, ya que la mitad de este toro se vendió en $400.000, adquirido en comisión por un consignatario.
El resto de los machos se vendieron con agilidad en las ofertas, que llegaron desde distintas mesas ubicadas en el lugar, lo que derivó en buenos precios para los animales. El promedio por los 8 toros campeones quedó en $292.500.
A la hora de los vientres también hubo una buena demanda para la adquisición de hembras de una genética realmente superior. Nuevamente quedó plasmado que las tecnologías actuales que permiten la rápida multiplicación de ejemplares superiores, deja a los vientres como un producto muy demandado.

Exposiciones
Ya con un clima mejorado y una gran concurrencia en la tribuna de la pista de ventas de la SRCh, el viernes se desarrolló el remate de las exposiciones con el resto de los reproductores que participaron de la Gran Nacional. Nuevamente “Pancho” O’Farrell estuvo en el martillo, con interesantes condiciones para la adquisición de reproductores: 120 días libres, plazos especiales con tarjetas rurales y créditos para pequeños y medianos ganaderos chaqueños, dispuestos por Fiduciaria del Norte.
El remate comenzó con muy buen ritmo y los primeros cinco toros se vendieron por encima de los $120.000, con el precio máximo de $175 mil por un integrante de un lote de cabaña Rancho Grande, de Peyrano. Si bien fue una venta con mucha selección en los machos, la mayoría se vendió con buen precio, y cerró con un torazo colorado de la cabaña El Carmen, que se vendió en $100.000.
Entre las hembras también hubo mucha selección. Muestra de ello es que una vaquillona integrante de un lote fue el precio máximo del evento: $335.000. “Creo que se está viendo un interés muy fuerte por el vientre”, sostuvo Víctor Navajas, presidente de la Asociación Argentina de Brangus, quien consideró que, si bien “las inclemencias del tiempo están condicionando el mercado, vamos a hacerle frente a esto y creemos que vamos a salir adelante”.

 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Campo

    Tapas del día
    Columnistas