Los nuevos locales céntricos ya cargan el saldo, aunque aún con poca demanda. Más allá de esto, buscan acomodarse para agilizar la atención con el personal actual, teniendo en cuenta un estrecho margen de ganancia que brinda el mecanismo.
  

Se habilitaron en los últimos días siete nuevos puntos de recarga de saldo para las tarjetas Sube. De esta manera, son 53 los locales adheridos y que cuentan con el mecanismo de compra de crédito. Se busca a través de esta acción generar mayores facilidades para los usuarios y descentralizar la demanda de algunas bocas de expendio céntricas.
En un recorrido por los nuevos lugares dados de alta en la zona céntrica, El Litoral dialogó con los comerciantes que confirmaron que el sistema comenzó a funcionar y sus comercios ya forman parte de la red de recarga de la Sube. En tanto, comentaron que se encuentran analizando la situación para lograr un servicio eficiente y no desatender la rentabilidad de sus kioscos. 
David, un joven que se encontraba atendiendo ayer a la tarde uno de los puntos, por calle Hipólito Yrigoyen comentó que “ya estamos cargando la Sube pero todavía no pusimos el cartel”. En este comercio indicaron que aguardaban adquirir una computadora nueva para que la recarga pueda hacerse de manera más ágil. “Tarda varios minutos cada tarjeta; por eso si entran y preguntan le cargo”.
Cuando logren solucionar el inconveniente de retraso con la nueva PC, colocarán el cartel informativo en la entrada y estiman que a partir de allí aumentará considerablemente la cantidad de clientes. 
Una situación similar se da en el otro local habilitado en el sector céntrico. Allí, Raúl comentó que “tarda un poco para cargar la tarjeta, algunas agarran automáticamente pero otras lleva hasta 10 minutos”. 
Aunque en este caso el comercio sí cuenta con el cartel indicativo de Sube, el propietario aseguró que no hubo una demanda masiva el viernes y ayer. “Muchos todavía no saben que cargamos, de a poco va a crecer el movimiento”, indicó el hombre. 
Por otra parte, indicó que el primer día de funcionamiento -el viernes pasado- vendió cerca de $7.000 de saldo. “Me dijeron que voy a llegar a $20.000 aproximadamente”, acotó Raúl. Teniendo en cuenta que el margen de ganancia que ofrece Nación es de 0,5%, con esos volúmenes de venta al comerciante le quedaría unos $100 diarios.
Una de las preocupaciones pasa, justamente, por la capacidad de atención que pueda llegar a tener si se forman largas filas. Además de alguna demora que pueda ocasionarse, advierten que los niveles de ganancia que brinda el mecanismo no alcanzarían para pagar el sueldo de otro empleado para cubrir esta demanda. A pesar de esto, se muestran expectantes, aguardando los próximos días en los que aumentaría la demanda.
En tanto, el sistema de recarga en los comercios genera también ciertas modificaciones que prevén algunos comerciantes. Uno de ellos contó a este medio que “en los próximos días vamos a cambiar las cosas de lugar, abrir un nuevo sector, colocar una mesa distinta para la recarga y correr la mercadería del kiosco”.
Por su parte, desde Telercargas, el encargado de vender el saldo a los comerciantes, comentó que la demanda por parte de éstos aumentó en los últimos días a partir de los nuevos puntos habilitados. “Piden entre $2.000 y $10.000, dependiendo del lugar”, comentó uno de los encargados de la oficina. 
Asimismo, indicaron que mantienen contacto con Nación Servicios, operadora del sistema Sube, para indicar la ubicación de los puntos de carga para que puedan ser geolocalizados a través de Google Maps y facilitar la información a los usuarios de la ciudad. 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    Tags

    + Bien público

    Tapas del día
    Servicios - Info