Científicos del Conicet y la empresa Inmunova desarrollan el primer tratamiento del mundo para evitar la progresión de esta enfermedad.

 
Un medicamento biológico desarrollado en Argentina para cortar la progresión tóxica del síndrome urémico hemolítico (SUH) (causado por una bacteria de la carne mal cocida y sin medicamento disponible), iniciará los ensayos clínicos con perspectivas de convertirse en el primer tratamiento mundial, informó el director científico del proyecto, Fernando Goldbaum.
Se lo conoce como “el mal de las hamburguesas crudas”, ya que se transmite por el consumo de alimentos contaminados, como la carne picada. El síndrome urémico hemolítico (SUH) es causado por una de las cepas de la bacteria Escherichia coli, productora de toxina Shiga. Argentina tiene el triste récord de presentar la mayor tasa de incidencia mundial de SUH en niños menores de 5 años. Aunque es una enfermedad grave, que puede provocar daño renal o incluso la muerte, hasta el momento no existe una vacuna o antibiótico para tratarla.
Sin embargo, la realidad de este síndrome muy pronto podría cambiar. Es que científicos del Conicet –junto a la compañía Inmunova y la Fundación Mundo Sano– están desarrollando un medicamento biológico que se podría convertir en el primer tratamiento del mundo para evitar la progresión del SUH. 
 
Innovación 
Tras más de dos décadas de trabajo, los investigadores anunciaron – en el marco del IX Congreso Argentino de Zoonosis– que este año comenzará la primera fase de ensayos clínicos en voluntarios adultos en el Hospital Italiano de Buenos Aires.
El nuevo medicamento es un antisuero, similar a los tratamientos que se utilizan contra las picaduras de serpientes y alacranes, y actúa neutralizando la toxina Shiga. “Lo que nosotros desarrollamos a nivel investigación como prueba de concepto es un inmunógeno muy potente; es decir, una proteína que produce un muy alto nivel de anticuerpos contra la toxina. Encontramos la mejor forma de desarrollar el producto anti-Shiga a través de la inmunización de animales, en este caso caballos, y la producción de un antisuero, algo que se utiliza en la clínica en forma exitosa hace más de 30 años y con un perfil de seguridad muy aceptado”,  explicó Fernando Goldbaum a la prensa, director del Laboratorio de Inmunología Molecular y Estructural del Instituto Leloir y responsable científico del proyecto. Los resultados de la prueba de concepto fueron publicados en The Journal of Immunology.
 
Alcance 
“El SUH es una enfermedad endémica en Argentina, tenemos 8,5 casos por cada 100 mil niños menores de cinco años. Más o menos 400 caso nuevos por año. Puede afectar a cualquier edad pediátrica, pero lo más frecuente es entre los 2 y 4 años. En general, son chicos sanos que empiezan con una diarrea, que en un comienzo es acuosa y después se convierte en sanguinolenta, y días más tarde la mamá los nota pálidos. Se caracteriza por anemia, descenso de las plaquetas y compromiso de la función renal”, sostuvo Laura Alconcher, secretaria del Comité de Nefrología de la Sociedad Argentina de Pediatría. Es una enfermedad muy severa, en un 3 a 5% de los casos produce la muerte y en un 30%, daños renales.
El SUH no se cura con un antibiótico, habitualmente se le da al paciente un tratamiento de sostén: los médicos van corrigiendo las alteraciones que se van presentando. Por eso la importancia de contar con un medicamento. De hecho, el proyecto obtuvo en 2013 un subsidio del Ministerio de Salud de la Nación y las investigaciones se enmarcan bajo el Programa “Apoyo a la innovación” de la Anmat a fin de acelerar su llegada a los pacientes.
“Lo que nosotros planteamos frente a un diagnóstico de diarrea, más el diagnóstico bioquímico de la presencia de la bacteria, es dar en forma preventiva este antisuero para evitar el desarrollo de la enfermedad. Los estudios preclínicos muestran que si la toxina se neutraliza en el torrente sanguíneo, el efecto inflamatorio de la enfermedad desaparece”, manifestó Goldbaum. Para el especialista, de resultar positivos los ensayos clínicos en marcha, el antisuero podría estar disponible en Argentina para 2020.
“Me enorgullece que en nuestro país estemos investigando cómo evitar esta enfermedad y hacer que sea más leve una vez instalada. El proyecto es muy prometedor. Aunque está recién en ensayo clínico, todos los médicos estamos muy ilusionados”, opinó Alconcher, jefa de la Unidad de Nefrología del Hospital Penna de Bahía Blanca.
 
Cocción e higiene
El síndrome urémico hemolítico (SUH) es una enfermedad causada por una bacteria productora de la toxina Shiga, que suele estar presente en los alimentos y en el agua. “En general, los alimentos se contaminan a través de la materia fecal. El portador de la bacteria es el intestino del ganado, cualquier cosa contaminada con materia fecal del ganado puede transmitir la enfermedad. El alimento que más generalmente lleva la bacteria al hogar es la carne”, explicó Laura Alconcher, secretaria del Comité de Nefrología de la Sociedad Argentina de Pediatría.
Para prevenir la enfermedad, la especialista recomienda cocinar muy bien las carnes (a más de 60 grados), evitar en lo posible que los chicos coman carne picada, lavar correctamente las verduras, no utilizar la mismos cubiertos o platos para cortar carne cruda y vegetales (a fin de evitar la contaminación cruzada), no tomar leche de vaca sin pasteurizar y no bañarse en lagunas o arroyos donde toma agua o está el ganado.
 
 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas