La isla de Okinoshima. Esta isla japonesa es Patrimonio de la Humanidad, pero no de toda la humanidad, ya que sólo pueden entrar los hombres. Este sitio recibe visitantes exteriores una vez al año, el 27 de mayo: 200 hombres que deben previamente realizar abluciones en el mar. El resto del tiempo, sólo vive allí un sacerdote shintoista.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Destinos

    Tapas del día
    Columnistas