A partir de agosto, con la entrada en vigor del Convenio de Minamata, la Anmat no registrará nuevos. Y en 2019 quedará prohibida su venta.

El 16 de agosto, entrará en vigor un tratado mundial para proteger la salud humana y el medio ambiente de los efectos adversos del mercurio. Argentina es una de las 71 naciones, entre 128 firmantes, que ratificaron el Convenio de Minamata (ONU). De esta forma, el país deberá poner fin a la fabricación y comercialización de dispositivos médicos con mercurio, como termómetros y tensiómetros, pero también algunos productos cosméticos y amalgamas dentales.
“Los países se comprometieron a eliminar progresivamente el uso y las emisiones de mercurio para 2020. No sólo es un contaminante químico peligroso y tóxico, sino que tiene la capacidad de viajar y atravesar las fronteras políticas. Por eso la necesidad de un convenio internacional”, explicó Verónica Odriozola, directora ejecutiva de Salud Sin Daño para América Latina. La ONG viene trabajando desde hace 15 años en el reemplazo de dispositivos médicos con mercurio en centros de salud y hospitales.
En 2010, el Ministerio de Salud de la Nación prohibió el uso de tensiómetros que contienen mercurio en su constitución, a través de la Resolución 274/10. Pero no pasó lo mismo con los termómetros. Ahora, tras la entrada en vigor del convenio, desde la Anmat confirmaron que tomarán medidas para retirar del mercado los productos médicos que contengan mercurio: “La Dirección Nacional de Productos Médicos de la Anmat no registra termómetros y barómetros a partir del 1 de agosto del presente año, y a partir de enero de 2019 quedarán prohibidas la importación, la fabricación y la comercialización de dichos productos, y tampoco revalidará los registros ya existentes”.
Respecto de las amalgamas dentales que contienen mercurio, y que aún son ampliamente utilizadas en odontología, el convenio llama a proseguir con su eliminación gradual, fomentando actividades de investigación y desarrollo para obtener alternativas en prevención y en tratamientos odontológicos. “La Dirección se encuentra realizando una evaluación exhaustiva de la situación. Una vez obtenidos dichos resultados se propondrán las medidas correspondientes”, aseguraron desde la Anmat. En el caso de los cosméticos (con un contenido de mercurio superior a 1 ppm), actualmente se encuentra en la agenda del Mercosur la actualización de las listas de conservantes, siguiendo los lineamientos del convenio.

Tóxico
“El mercurio es un elemento que se presenta de diversas formas y compuestos, tiene una distribución global. Muchas de las emisiones son por vías atmosféricas. Se traslada largas distancias y puede retornar a los ambientes acuáticos. Tras algunas transformaciones químicas, puede acumularse en la cadena alimentaria y así llegar a las poblaciones humanas a través del consumo de pescado”, explicó Ana Boischio, asesora regional en Toxicología de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS).

¿Cuál es el daño que puede causar? 
Para Odriozola, los efectos para la salud van a depender del nivel de exposición: “Se trata de un material tóxico para el sistema nervioso, además tiene la posibilidad de afectar algunos órganos como los riñones”. “Hoy se sabe que niveles de exposición no tan elevados pueden comprometer el desarrollo neuromotor cuando las exposiciones ocurren en la vida prenatal”, agregó Boischio.

De hecho, se conoce como enfermedad de Minamata a un síndrome neurológico grave causado por envenenamiento con mercurio. Se denomina así porque a bahía de Minamata, Japón, fue epicentro de un incidente en la década del 50 que expuso a toda su población mercurio. El tratado mundial ahora busca proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y las liberaciones antropógenas de mercurio y sus compuestos. Un objetivo que ya se puso en marcha en Argentina y en el mundo. 

Polémica por los digitales 
El reemplazo de los termómetros con mercurio son los digitales. Sin embargo, muchos consideran que el mercurio es el único método exacto y sistemático para medir la temperatura. “Un termómetro digital que cumpla con determinados parámetros de calidad es tan preciso como el de mercurio”, aseguró Verónica Odriozola, directora ejecutiva de Salud Sin Daño para América Latina. “Hay dos aspectos a tener en cuenta: primero, tienen que cumplir con los parámetros de calidad, y segundo, hay que saber usarlos”, explicó la especialista. 
“Cuando se pone en la axila el termómetro con mercurio, si la persona se mueve y la piel deja de estar en contacto con el bulbo, la temperatura no baja, y una vez que vuelve a estar en contacto va a seguir subiendo. En cambio, con el termómetro digital, si durante dos o tres segundos perdiste contacto con el bulbo, el termómetro cree que ya llegó al máximo de temperatura, entonces suena la alarma. Habitualmente, si la persona no lo puso correctamente o no se quedó quieta el tiempo suficiente, va a dar un dato menor al real. Es una cuestión de leer las instrucciones y de usarlo correctamente”, concluyó Odriozola.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Vivir Bien

    Tapas del día
    Columnistas