Maru Detke es una joven de Resistencia (Chaco) que, por segundo año consecutivo, peregrinó a Itatí y destacó la raíz de su devoción a la Virgen.
Reconoció que “la Virgen de Itatí es todo, desde mi niñez, es mi mamá, ir a sus brazos es muy emocionante, es difícil poner en palabras porque son sentimientos muy profundos, pero es una sensación muy linda”.
Participa de la parroquia San Javier y resaltó que “rezo por las intenciones de la comunidad, las personales que las guardo en el corazón, pero sobre todo vengo a agradecer por todas las bendiciones que la Virgen nos da”.

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + Interior

    Tapas del día
    Columnistas