Los dirigidos por Christian Bassedas insinuaron más de lo que jugaron, ofreciendo un repertorio que no terminó de convencer. En la ciudad de Campana perdieron por 2 a 0 ante un sólido Villa Dálmine, con goles de Renso Pérez y Pablo Burzio.

Diego Acevedo
deportes@ellitoral.com.ar

Campana - Buenos Aires
Enviado especial

La renovación futbolística de Boca Unidos deberá esperar, al menos, por una semana más. El Aurirrojo cayó ayer en su visita a Villa Dálmine de Campana, por 2 a 0, dejando una imagen con más dudas que certezas al cabo de la primera fecha del torneo de la B Nacional.
Para encarar su décima temporada en la categoría el conjunto dirigido por Christian Bassedas sumó once refuerzos, y seis de ellos estuvieron en el campo de juego desde el arranque ayer, además el cuerpo técnico apostó a un cambio de pizarra para lograr un golpe de efecto positivo (dejando de lado el 4-2-3-1 para jugar con un 4-3-3).
No consiguió lo pretendido, terminó derrotado y con las manos vacías frente a un adversario que sacó el máximo provecho de los errores cometidos por la visita.
El partido comenzó equilibrado, con buenas intenciones del tridente conformado por Germán Rodríguez Rojas, Mario Bolatti y Osmar Ferreyra, en la mitad de cancha del Aurirrojo, y un arranque activo de parte de Diego Sosa, recostado por la izquierda de tres cuartos de cancha para arriba. No obstante, a la visita le costó llegar con claridad a los metros finales pese a su idea ofensiva que fue desdibujándose a medida que avanzaba la tarde.
Villa Dálmine, en base a un juego de presión y más vertical, logró construir la primera ocasión de riesgo del partido: a los 8 minutos Pablo Burzio se inclinó por la izquierda del ataque, enganchó hacia el centro de la cancha y sacó un potente remate, que obligó la reacción de Hilario Navarro.
El Aurirrojo respondió con un tiro de esquina ejecutado por Ferreyra, que terminó cerrándose y por poco no acabó en gol olímpico, de no ser por la respuesta de Martín Perafán. Al ir apagándose el juego del resto de los creativos, el Malevo se convirtió casi en la vía exclusiva de gestación de peligro del visitante, y en una nueva acción de balón detenido (un tiro libre) exigió otra notable atajada del arquero local. Pero durante el primer tiempo en líneas generales la propuesta de Boca Unidos no pasó de una permanente insinuación sin mayor profundidad en los metros calientes.
El dueño de casa se amoldó mejor al partido, destacándose la movilidad de Nicolás Sánchez y Ramiro López en mitad de cancha, teniendo como referencia ofensiva a Jorge Córdoba y con Burzio como un todoterreno, de tres cuartos de cancha para arriba. Luego de un tiro libre ejecutado por Sánchez, y un cabezazo de Fernando Alarcón, que por poco no se coló en un rincón del arco de Navarro, en su siguiente ocasión para convertir, Dálmine, no fracasó: el defensor Rolando Ricardone perdió en zona media una pelota que la aprovechó Sánchez, jugando profundo para Burzio, y este llegó hasta el fondo de la cancha, y desde allí sacó un centro al segundo palo, por donde apareció Renso Pérez, y con un toque final abajo, al rincón, estampó el 1 a 0 cuando el reloj marcaba 32 minutos de la primera parte.
Boca Unidos se equivocó en el juego, y en el retroceso, y lo pagó con un gol, ya que el Violeta lo presionó primero y luego fue práctico y certero para sellar los goles.
El amanecer del segundo tiempo le dio al Aurirrojo una chance de volver al partido, cuando al minuto la pelota le quedó a Julio Cáceres, por primera vez de frente al arco en la puerta del área, pero el disparo del centrodelantero se estrelló en el travesaño.
A partir de allí la visita terminó diluyéndose de a poco, pese a probar distintas variantes desde el banco de relevos (Ramiro Maldonado, Germán Herrera e Ignacio Valsangiácomo, este último ya casi sobre el cierre). 
Los dirigidos por Bassedas no lograron consolidar su intención de juego y terminaron siendo consumidos por el dueño de casa, que en un nuevo error (esta vez Rodríguez Rojas perdiendo una pelota recostado por la derecha) y gracias a la guapeza de Burzio, que recibió el pase profundo, trabó y les ganó la pelota a los centrales, para después disparar al gol a los 23 minutos, terminó por bajarle la persiana al partido y las ilusiones del Aurirrojo de comenzar con una sonrisa su andar por esta nueva temporada de la B Nacional.
Para completar una mala jornada, Boca Unidos perdió un hombre para el cotejo en Corrientes ante Gimnasia de Jujuy, dado que Ricardone fue expulsado a los 34 minutos del complemento. 

¿Qué Sentís?

    Compartir el voto en Facebook
    Ud. ya ha votado el artículo

    + El Deportivo

    Tapas del día
    Columnistas